Medidas ante la crisis climática

Lic. Marco Campos Mena

En redes circula un video con el título “Barcelona declara la emergencia climática y activa un plan sin precedentes” en el cual se plantean diversas medidas para combatir el cambio climático, las cuales son dignas de estudio para aplicar en nuestras ciudades; analicemos cada una de ellas y veamos los efectos que podrían tener en nuestra sociedad.

La primera de las 10 más importantes es “peatonalizar 15 kilómetros de calles a través de supermanzanas que agrupan varias manzanas y convierten las calles interiores en parque”. 

En nuestra experiencia, pudiera parecer una locura, cada domingo que se cierra V. Carranza para la ruta recreativa se causa un caos vial para muchas personas, pero hay que resignificar lo que esto significa, ya que es la base de un cambio social de alto impacto.

No necesariamente tienen que ser vialidades principales para que sean parques, de hecho, considerando las vialidades de nuestra ciudad tenemos algunas áreas que pueden ser fácilmente transformadas, particularmente en el centro donde se podrían desarrollar corredores verdes comerciales en los que se podría detonar el turismo y el consumo local.

Un ejemplo similar lo vi en la ciudad de Durango, donde cuentan con amplias calles peatonales en las que las personas salen a pasear y consumir en los negocios locales, muchos de ellos turísticos y restaurantes, todo dentro de su centro histórico y con un gran impacto positivo, solo imaginemos el beneficio que podríamos tener también con un plan de desarrollo bien estructurado para mejorar la imagen de nuestra ciudad, impulsaríamos el desarrollo turístico y comercial para no depender exclusivamente de la industria, lo cual fortalecería en gran medida nuestra economía de manera sustentable.

La segunda propuesta es “crear 400 mil metros cuadrados de nuevas zonas verdes” con lo cual se incrementaría la capacidad de captación de agua de lluvia, se purificaría el aire de la ciudad y el esparcimiento tendrá un mejor medio para el buen desarrollo familiar.

Es bien sabido gracias a los estudios realizados que el color y las áreas verdes desarrollan una mayor estabilidad emocional en las personas, con lo cual tendríamos un efecto positivo sobre los índices de violencia y seguridad.

La tercera propuesta es “multiplicar el transporte público y los carriles bici”. Hacer esto hará que menos personas utilicen sus vehículos para trasladarse de un punto a otro, incluso se mejorará la salud de las personas que decidan usar la bicicleta como medio de transporte en distancias cortas y medias, como también, al haber un mejor transporte público, será más fácil y seguro trasladarse e incluso se reducirá la cantidad de tráfico en las calles, esto complementa los puntos anteriores, ya no serán necesarias tantas calles.

Cuatro, “restricciones sin precedentes al tráfico, creando una zona restringida para vehículos contaminantes de 95 km cuadrados” con lo cual se estimula que las personas compren vehículos poco contaminantes y reduciendo las emisiones de CO2.

Cinco, “Supresión del puente aéreo Madrid-Barcelona, sustituyéndolo por el tren, una medida que reducirá un 92% las emisiones de un vuelo que usan 2.4 millones de personas al año”. Tomemos como referencia lo que han hecho en Japón, un tren de alta velocidad que no contamina y que no compromete el medio ambiente, sin duda eso sería muy útil en nuestro país para conectar algunas partes a alta velocidad y con un impacto casi inexistente en el medio ambiente, por ejemplo, Saltillo-Monterrey, Monclova o Piedras negras, que son rutas que podrían conectar comunidades remotas en menor tiempo.

A diferencia del tren maya, este sería con un enfoque ecológico como principal premisa y con un mejor diseño que no cause el gran daño de la construcción que vemos en las imágenes de la península.

Seis, “Llenar los tejados de paneles solares a través de subvenciones y bonificaciones fiscales” Con lo cual se disminuiría en gran cantidad el consumo de luz en los hogares y la dependencia a la producción con hidrocarburos o carbón. Tanto un beneficio a las finanzas familiares como a la ecología.

Siete, “Rehabilitar 10 mil viviendas al año para aumentar su aislamiento y reducir así el consumo energético hasta un 70%” Sobre todo en nuestro Estado y los de la franja desértica que llegamos a tener cambios de temperatura más extremos; la dependencia tanto de minisplits como calentadores se reduciría inmediatamente.

Ocho, “Economía verde, impulsar a las empresas más sostenibles con ayudas y prioridad en los contratos públicos” Lo cual se podría lograr muy fácilmente redirigiendo los recursos de manera más efectiva, utilizando más planeación estratégica para evitar que se inflen los precios como lo hemos visto en múltiples ocasiones.

Nueve, “Menús escolares sostenibles y saludables, priorizando el consumo local y ecológico y reduciendo la carne y los procesados” Poco es sabido que la carne es una de las industrias más contaminantes, esto debido a la cantidad de excrementos que se generan y que por lo general van a dar a algún caudal de agua, contaminándose en el acto y volviéndola imposible de usar para consumo humano. También es importante priorizar la agricultura como una manera de producir alimentos de temporada que contribuyan al medio ambiente, para esto también sería excelente utilizar métodos de riego eficiente como el de goteo.

Diez, “Informar a la población sobre la realidad de la emergencia ambiental y de la necesidad urgente de actuar” El mayor problema de la sociedad es el que no se dan cuenta del problema real en el que estamos viviendo, siguen consumiendo y desechando al por mayor, podemos ver malos hábitos por todas partes, muchos de ellos son el que tiran basura por todas partes y que utilizan plásticos indiscriminadamente como si no contaminaran.

La crisis del agua es más que evidente en Nuevo León y sin importar cuanto se manifieste la gente al grito de “queremos agua” la realidad es que no hay, las presas están al borde del secado por completo y la administración del líquido tiene que ser muy racionalizada para que no se termine de un día para otro.

Tengo muy presentes los comerciales donde se le pide a la gente que cuide el agua, mas eso no resuelve siquiera la mitad del problema, las industrias refresqueras y cerveceras siguen siendo las mayores consumidoras de agua y no retribuyen como se debería al problema del que forman parte.

En Coahuila no estamos tan lejos de esa realidad, la cervecera también está acabando con el agua de la región y el Cuatrociénegas se utilizan grandes cantidades de agua para regar la alfalfa, alimento para las vacas productoras de leche de una empresa nacional. Para ponernos en contexto, la alfalfa utiliza una cantidad casi criminal de agua para su crecimiento y mucha se pierde.

No cabe duda de que estamos ante una encrucijada de la cual depende nuestro futuro y en nuestras manos está el que pueda ser uno bueno o uno malo, pero ¿cuándo se implementarán medidas así en nuestro país? Sería bueno ser una ciudad y un Estado que sirvan de ejemplo, es urgente tomar medidas y las que se están tomando en Barcelona pudieran ser un excelente punto de partida.