Avanza incendio en los lirios

Por Miguel Villarello

MÁS INFORMACIÓN.-

Más de 50 brigadistas forestales continúan labores de combate en el predio Casa Blanca, en Arteaga, para controlar y liquidar el incendio forestal que surgió en ese lugar que forma parte del boscoso ejido Los Lirios.

Una persona propietaria del lugar reconoció que la causa del fuego se debió a un rayo provocado por la tormenta eléctrica la tarde del jueves y previa al anuncio de lluvia, la cual no se registró porque los fuertes vientos desviaron la trayectoria de las nubes.

A ello se le sumaron las condiciones de poca humedad, resequedad de la vegetación que ardió pronto una vez que cayó.

Sin embargo, la rápida alerta dio como resultado una pronta atención a las llamas para tratar de controlarlas en lo alto de la sierra, no obstante, el fuego avanzó rápidamente por los fuertes vientos y se extendió dañando cerca de 15 hectáreas de arbolado y matorral en una primera fase.

La tarde del mismo jueves el alcalde de Arteaga, Ramiro Durán García, vía redes sociales, dio a conocer de la pronta movilización y organización de los combatientes, bomberos y personal de protección civil del municipio, más el apoyo de una aeronave del Gobierno del Estado para realizar descargas de agua y contener el avance de las llamas e iniciar brechas cortafuego.

Estas acciones se reanudaron la mañana del viernes y se extendieron hasta las seis de la tarde.

Asimismo, a través de sus versiones los mismos pobladores del paraje en Los Lirios confirmaron que todo se derivó de un rayo que cayó en la zona, pero que el fuego avanzó rápidamente en lo alto de la serranía y en unos diez minutos había avanzado hasta extenderse por 5 hectáreas de arbolado.

Ante la conflagración y ya en el sitio de combate, las actividades de los brigadistas se dividieron en dos, una división avanzando en forma horizontal al siniestro y otra vertical y tratar de controlarlo, cabe destacar que los propietarios de terrenos y huertas aledaños participaron aportando el agua para que la aeronave hiciera varias descargas.

Al mismo tiempo que se organizaron para exhortar a la población a participar en el acopio de víveres y tener abastecidos a los combatientes adecuadamente.

Sin que la autoridad hasta la tarde del viernes hubiera informado del avance del fuego, los mismos propietarios y brigadistas calculaban en poco más de 30 hectáreas la zona siniestrada, principalmente arbolado adulto y pastizal, pero descartaron que la población estuviera en riesgo.