El principal lastre del PRI

Cada minuto que Alejandro Moreno Cárdenas permanece como Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI es un voto menos para los candidatos de esa organización política y es que cada semana surge un nuevo escándalo, primero fueron los audios exhibidos por Layda Sansores, Gobernadora de Campeche, en esa oportunidad “Alito” se defendió diciendo que había espionaje y que era una campaña en su contra orquestada por el gobierno federal en represalia por el rechazó a la reforma eléctrica, sin embargo, es fecha que no ofrece una explicación sobre su muy censurable conducta. El problema para Moreno Cárdenas es que ahora quien publica sus fechorías es Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, una organización de la sociedad civil que se dedica a documentar las irregularidades de los políticos y servidores públicos que se hacen pasar por gente honesta, pero que en realidad son criminales de cuello blanco. Las nuevas revelaciones muestran como el dirigente priistas traficó con influencias para adquirir terrenos de alta plusvalía a precios de risa para luego venderlos en sumas estratosféricas, además, para que no apareciera su nombre, involucró a su arquitecto, a su hermano y hasta a su mamá, ya se podrá dar una idea de la estatura moral del ex Gobernador de Campeche y aún que no todos los priistas son iguales, en estos casos pagan justos por pecadores. Tanto desprestigio seguramente pasará factura en las elecciones de 2023 en el Estado de México y Coahuila, no se diga del 2024 cuando se disputa la presidencia de la república. Los priistas ya se tardaron, hace mucho que le debieron pedir la renuncia, vamos a ver cuantas semanas aguanta y cuanto daño causa, hagan sus apuestas.

                                            -o0o-

En Coahuila si hay tiro

Color de hormiga, así se está poniendo la elección en Coahuila a juzgar por los resultados del sondeo elaborado por Massive Caller, firma especializada en encuestas telefónicas que, mes con mes, de septiembre a la fecha, presenta un sondeo sobre la intención del voto en diferentes estados incluyendo Coahuila; ocurre que al cierre del mes de mayo, es decir hace 8 días, Morena ya se encontraba dos puntos por encima del PRI; no es un tema menor considerando que hace 9 meses el revolucionario institucional tenía una diferencia a su favor de 10 puntos porcentuales, pero desde entonces Morena sumó 16 puntos y el tricolor solo 4, en resumen la ventaja de 10 puntos se transformó en una desventaja de 2 puntos, el problema es que la inercia no le es favorable y aún faltan más de 360 días para la jornada electoral.

Al analizar la encuesta más a fondo se puede concluir que el porcentaje de indecisos disminuyó en un 10 por ciento y el porcentaje de votos a favor del PAN también disminuyó en esa misma proporción; es muy probable que el 4 por ciento de los indecisos decidieran por el PRI y el 6 por Morena, mientras que los votos que pierde el PAN seguramente se fueron todos a Morena, podría ser que se trate de simpatizantes que no ven con buenos ojos que un partido que se había caracterizado por ser de oposición ahora apoye al instituto político que a nivel nacional dirige Rubén Moreira.

Aún queda un 12 por ciento de indecisos, quien logre convencerlos ganará la elección.

-o0o-

La fórmula para ganar 

La aprobación del Gobernador Miguel Riquelme Solís sigue subiendo, ya llegó a un 65.2 por ciento y es el mejor evaluado del país, tal vez ahí está una de las claves que tendría que explorar el PRI para ganar Coahuila, la pregunta es ¿qué tienen que hacer el candidato tricolor para que los electores le transfieran la confianza que le tienen al Gobernador? Está más que comprobado que esa transferencia de popularidad no es automática, en teoría se tendrían que conocer primero los aspectos que la ciudadanía ve bien en el mandatario estatal y el candidato priista debería emularlos y lograr que la ciudadanía perciba esas acciones como auténticas, también tendría que conocer cuales son las actitudes que el electorado repudia y eliminarlas. 

Además, el aspirante priista no debe cometer el error de pensar que ya ganó, nada es como antes, incluso nada es como hace un par de años, si los priistas quieren ganar tendrán que ajustar.

-o0o-