¿Se va o se queda?

Identificado como un operador electoral encargado de la estructura en la comarca lagunera, Mario Cepeda Ramírez fungía como diputado priista en el Congreso del Estado hasta este fin de semana cuando su militancia y sus lealtades se tornaron inciertas, Cepeda participó en una reunión con Lizbeth Ogazón, también diputada, pero por Morena, ella alborotó el grillerío político al publicar en sus redes sociales una fotografía dándole la bienvenida al legislador, a partir de ese momento, Cepeda ha desaparecido de la escena pública, ni siquiera asistió a la sesión del Congreso realizada el martes. Desde la perspectiva de la logística electoral pura y dura, la posible renuncia del diputado Cepeda Ramírez no significa nada, da lo mismo si se va o se queda, por una razón muy sencilla, quien maneja la estructura priista es el dinero, no nos equivoquemos pensando que tal o cual persona tiene ascendencia sobre la estructura, así se llame Mario o Álvaro, el verdadero coordinador de cualquier estructura priista es el dinero, Cuando no hay dinero nadie es capaz de coordinar y cuando hay dinero cualquiera coordina, así como ayer el encargado de ese tema era Mario Cepeda, el día de mañana será Juan de las Cuerdas y más de lo mismo. Sin embargo, desde el punto de vista de la percepción pública, la posible salida del legislador sí que tiene un impacto, sobre todo en un momento en el que la infalibilidad electoral del PRI atraviesa una dura prueba. Un hecho como este incrementa la percepción de debilidad de ese partido y eso no es nada bueno de cara al proceso electoral del 2023 en el que se elegirá al nuevo Gobernador. También, si me apuran mucho, a estas alturas del partido es completamente irrelevante si el diputado decide quedarse en el PRI, al interior de ese instituto realmente es ya un cadáver político, ¿qué confianza se podría tener en él?, así las cosas, de nada le vale ausentarse, con el PRI ya quedó mal y al esconderse queda mal con Morena.

                                             -o0o-

Callado te defiendes más

Gratis, sin que esto represente costo alguno, va una asesoría para toda la clase política y en particular para Evaristo Lenin Pérez Rivera, la asesoría se traduce en una frase de sabiduría milenaria: “hasta el necio pasa por sabio cuando guarda silencio”, desde luego la frase no es mía, es parte de la Biblia, ahí la podrán encontrar en el libro llamado Proverbios; dicho de otra manera, es mejor arrepentirse por quedarse callado, que arrepentirse por haber hablado, “el problema con las palabras es que una vez echadas no pueden volverse solas a su dueño”: Arturo Pérez Reverte. Todo viene a cuento por un audio grabado por el propio Pérez Rivera y difundido en un grupo masivo de whatsapp integrado por sus seguidores, en ese audio lanza duras frases contra un medio y en particular contra un periodista, se percibe claramente que las frases son pronunciadas con odio, en este tema particular de la libertad de expresión, por más que haya prácticas detestables y que sea correcto criticarlas y hasta condenarlas, eso no justifica las expresiones que revelan un repudio en contra de personas plenamente identificables, donde se equivoca Lenin es en los insultos y en los calificativos, más aún en el contexto actual de violencia contra periodistas y el asesinato de compañeros en diferentes regiones del país, definitivamente fue un error y es así porque el día de mañana tal vez Lenin va a necesitar de ese periodista y ese medio y  tal vez se acerque a pedirle algún favor, la política así es, en ella resulta altamente probable que en un momento dado necesites de tus adversarios; además, si en el futuro reciente le llegara a pasar algo al periodista en cuestión, uno de los sospechosos naturales sería Lenin. Este medio informativo cuenta con una copia del audio en cuestión, sin embargo, no lo publicaremos en atención a la genuina lucha por la democracia que, al menos en un tiempo, protagonizó Pérez Rivera, tampoco revelaremos el nombre del medio y el periodista violentados verbalmente, pero, si algo le llegara a pasar a esa persona haremos público el audio.

-o0o-

Excelente narrativa

La crisis del abasto de agua en Torreón se ha convertido en una coyuntura política bien aprovechada por el Alcalde Román Alberto Cepeda para posicionarse, no solo ante la opinión pública lagunera, sino también a nivel estatal. No se quien lo aconseje en términos de comunicación política, pero evidentemente, en esta ocasión habrá que calificarle con una nota sobresaliente, explico porque:

La personalidad de Cepeda no es la de un tipo simpático, no es “mister amigo” 2022, tampoco es hábil para atender a la prensa, de entrada ahí ya tiene un hándicap en contra, para ser sincero en lo particular esperaba que su administración tuviera malos resultados en términos de percepción porque no solo parte de cero, sino de menos 10. Además de eso, se le presenta una crisis de las que afectan a todos los habitantes del municipio y hacen que los ciudadanos realicen constantes recordatorios maternales a las autoridades, porque no tener agua en la casa no es cualquier cosa. 

Ante este tema su táctica es convertirlo a positivo, transformarlo en una oportunidad para mostrar liderazgo y agallas. En su estrategia de comunicación llama a las cosas por su nombre y determina la forma en que la ciudad va a salir del problema, de esa forma muestra liderazgo y trabajo y eso es lo que los ciudadanos esperan de sus autoridades, ojo, no esperan que resuelvan los problemas de la noche a la mañana, esperan que los reconozcan y que tengan una visión clara de cómo solucionarlos, nada más. Hasta ahorita bien, habrá que ver si en el futuro el Román que he visto no traiciona al Román de los medios.

-o0o-