Explicando a “Alito”

A estas alturas del partido resulta difícil de creer la versión de Alejandro Moreno Cárdenas en el sentido de que los audios que protagoniza fueron editados, que se trata de un montaje, y es que todo lo que se afirma es verosímil, es más o menos lo que se espera de cualquier partido político, pero más del PRI, por un tema de costumbres históricas, diría el difunto Horacio del Bosque, que en paz descanse. De los audios se desprenden varios hechos, vamos por partes:

1 Que el PRI contrató a Antonio Solá, publicista y estratega de comunicación electoral vinculado con campañas negras, que lo habría contratado para asesorar en las elecciones del Gobernador de Campeche, eso y el interés de Moreno Cárdenas, ex gobernador de la misma entidad, resultan muy coherente y lógico, además, es difícil considerar, al menos la posibilidad, de que hubiesen editado el audio letra por letra para formar la palabra Solá con la voz de nuestro “apreciable” dirigente nacional del PRI.

De este hecho pudiera desprenderse un delito electoral, difícilmente el PRI de Campeche reportó el pago a Solá, recordemos que el Gobierno Federal cuenta con la Unidad de Inteligencia Financiera y no dudará en usarla.

2. Que el PRI recibió financiamiento electoral de parte del dueño de la empresa Cinépolis, ese hecho tampoco resulta inverosímil, por el contrario, es común que los candidatos mejor posicionados reciban aportaciones económicas de prominentes empresarios, es común que esas cantidades no se reporten a la autoridad electoral y es común que sobrepasen los límites establecidos en la ley. En cuanto al calificativo de “hijo de su reputa madre” que le receta Alejandro Moreno al dueño de Cinépolis, debo decir que no se si es verdad o mentira porque no tengo el gusto de conocer a tan distinguido emprendedor, pero de los audios se advierte que el líder tricolor tiene un talento especial para pronunciar ese tipo de calificativos y es de dudarse que en alguna parte del mundo exista algún experto en edición de audio que pueda lograr una manipulación tal como para obtener tan singular énfasis. En este punto me perdí ¿Moreno Cárdenas es de Campeche o es de Alvarado, Veracruz? 

3. Que a los periodistas no se les mata a balazos, se les mata de hambre, nuevamente nos topamos con una afirmación bastante coincidente con el antecedente histórico del PRI y desde luego con la verdadera personalidad de Moreno que poco a poco se va revelando; pero esta frase si requiere de alguna explicación, alguien pudiera pensar y con razón que el PRI lo que ha venido haciendo es enriquecer a los periodistas, no matarlos de hambre; sin embargo, creo que el lenguaraz dirigente se refiere a los verdaderos periodistas, a quienes si están dispuestos a realizar una labor informativa independiente e imparcial; ahora bien, la frase muestra un odio que le sale naturalito y que definitivamente revela amplias similitudes con el crimen organizado.

4. Que el dirigente nacional del PRI se ha realizado cirugías estéticas, aspecto también muy lógico y entendible de un individuo que supera los 40 años y se hace llamar “Alito”, un apodo muy poco varonil

-o0o-

Lo que natura non da, el PRI no procura

Sobre el mismo asunto, llamó la atención que los diputados federales del Revolucionario Institucional mostraran su respaldo a su dirigente nacional, ¿Qué parte de las declaraciones respaldan? ¿La de que el dueño de Cinépolis “es un hijo de su reputa madre”? ¿La de que a los periodistas no hay que matarlos a balazos sino matarlos de hambre? o ¿la de que hay que contratar a Solá y pagarle en dólares? Los legisladores priistas no entienden que los ciudadanos, o mejor dicho, los electores, para que mejor me entiendan, repudian todas las conductas en la que, al parecer, incurre Moreno Cárdenas; los diputados federales no comprendieron que al respaldarlo están perdiendo el poco apoyo popular que podría quedarles. También es justo decir que no se esperaba otra cosa de los tricolores, ya sabemos que son muy finas personas; sin embargo, aún que resulte ocioso, comentaré lo que si pudieron haber hecho y hubiera tenido más lógica política y mediática, por ejemplo, pudieron deslindarse del líder y señalar que ese tipo de conductas nada tienen que ver con el partido y que quien pronunció esas frases deberá responsabilizarse por ellas; también pudieron haber dicho que se iniciaría un proceso al interior del PRI para determinar la veracidad de los audios y en su caso iniciar un proceso de expulsión del dirigente, o la opción más fácil, se hubieran quedado callados.

-o0o-

Hasta acá chispeó la bala

Bueno, el tema de los audios de Alejandro Moreno podría resultar anecdótico en Coahuila de no ser porque dentro de un año habrá elecciones y las frases aparentemente pronunciadas por Alito dañan profundamente la imagen del Revolucionario Institucional, porque, como se explicó en párrafos anteriores, son perfectamente verosímiles y plasman a un tipo profundamente detestable, Si existe alguien que aún no decide por qué partido votar, ni de chiste lo haría por el PRI. La elección de por si será difícil y las encuestas muestran una estadística cada vez más cerrada, de tal manera que cualquier cosa puede inclinar la balanza. Con esos amigos para qué quieren enemigos.

-o0o-