Están a favor de las armas e influyen sobre los políticos de EU

Publicado por BBC News Mundo

«Estoy enfermo y cansado de esto», aseguró visiblemente conmovido el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, este martes en la Casa Blanca, después de que al menos 19 niños y dos maestras murieran en un ataque en una escuela primaria en Texas.

El tiroteo ocurrió específicamente en la Robb Elementary School de Uvalde, una escuela que tiene una matrícula de unos 500 estudiantes, casi el 90% de ellos son latinos y alrededor del 87% se considera económicamente desfavorecidos.

El sospechoso, identificado como Salvador Ramos, fue abatido por la policía en la escena del crimen.

A su regreso a EE.UU. tras una corta gira por Asia, Biden hizo una alocución en la que lamentó la tragedia y exigió acciones para tratar de frenar la violencia.

«Como nación, tenemos que preguntarnos: ¿cuándo vamos a hacer frente al lobby de las armas? ¿Cuándo vamos a hacer lo que sabemos en nuestras entrañas que se debe hacer?»

El ataque a la Escuela Primaria Robb es el último de una serie de tiroteos masivos que han sacudido al país. Hace apenas 10 días, un pistolero en Buffalo, Nueva York, abrió fuego en un supermercado y mató a 10 personas en un ataque que fue tratado como racista.

Este nuevo tiroteo pone el acento en un tema que vuelve cada vez que ocurre un tiroteo masivo en Estados Unidos: la alegada responsabilidad de la Asociación Nacional del Rifle (NRA).

Y es que la Asociación Nacional del Rifle es uno de los actores más activos y controvertidos en uno de los temas de debate más espinosos del país: el control de armas.

El líder de la NRA, Wayne LaPierre, ha rechazado anteriormente cualquier responsabilidad de su organización en tiroteos pasados y ha defendido fervorosamente la posesión de armas.

Pero ¿cuál es el origen de esta agrupación y qué poder tiene sobre la política estadounidense?

Aquí te contamos 5 claves para entenderlo.

1- ¿Qué es la Asociación Nacional del Rifle?

La NRA se presenta a sí misma como «la organización de derechos civiles más antigua de Estados Unidos» integrada por «orgullosos defensores de los patriotas de la historia y diligentes protectores de la Segunda Enmienda».

En realidad, surgió en 1871 como un grupo recreativo diseñado para «promover y fomentar el tiro con rifle sobre una base científica».

Su paso hacia la política ocurrió en 1934, cuando comenzó a enviar a sus miembros proyectos de legislaciones relacionados con facilidades para adquirir armamentos.

En ese año, promovió la aprobación de la Ley Nacional de Armas de Fuego y luego, en 1968, logró una nueva regulación del mismo tipo que facilitaba el acceso a estos artículos.

Desde entonces, su principal objetivo es promover la libertad para la tenencia de armas de fuego entre civiles, a partir de una polémica defensa de la Segunda Enmienda.

El NRA ataca cualquier medida que suponga una limitación al derecho a tener armas como un atentado contra la libertad.

Y se opone con contundencia incluso a medidas como los intentos de prohibir la venta de fusiles de asalto a civiles o los dispositivos que multiplican el poder letal de las armas semiautomáticas.

Boicot a las empresas vinculadas con el NRA

Varias compañías estadounidenses han cortado sus vínculos con la Asociación, tras las presiones de grupos de consumidores contra el poderoso lobby que defiende la portación de armas en Estados Unidos.

Compañías de renta de carros como Hertz y Enterprise, la aseguradora MetLife Insurance, la telefónica Allied Van Lines, la informática Symantec y el banco First National Bank se encuentran entre las que dieron por terminadas sus ofertas especiales, contratos o facilidades con la organización y sus miembros hace un par de años.

Entre las voces que han salido en la defensa de la agrupación está la del presidente Donald Trump, quien aseguró en 2018 que lo que muchas personas no entienden «o no quieren entender» es que los «amigos» que trabajan en la NRA, como LaPierre, son «grandes personas» y «grandes patriotas estadounidenses».

En anteriores tiroteos en Estados Unidos, grupos que abogan por un mayor control en la portación de armas también llamaron al boicot, pero sus resultados fueron limitados.

2- ¿Cuán grande es realmente la NRA?

Las estimaciones sobre la cantidad de miembros de la NRA han estado durante décadas en el centro de la controversia.

La asociación asegura que tiene más de cinco millones de seguidores, aunque grupos contrarios al uso de armas aseguran que la cantidad es menor y que sus directivos inflan las cifras.

Sin embargo, una investigación de 2017 del Pew Research Center, un centro de investigaciones con sede en Washington, indicó que cerca de 19 millones de personas se reconocen como miembros de la organización, aunque no militen de forma activa en ella.

Nueve presidentes de Estados Unidos han estado entre sus miembros y algunas personalidades que actualmente integran sus filas son la excandidata a la vicepresidencia Sarah Palin y los actores Tom Selleck y Whoopi Goldberg.

La NRA tiene diversas revistas, realiza cursos de entrenamientos sobre el uso de armas y organiza eventos de ventas de armamento y de tiro por todo Estados Unidos.

3- ¿Por qué es tan controvertida?

A lo largo de los últimos 50 años, la NRA ha presionado fuertemente para evitar cualquier medida de control de armas bajo el argumento de que estas hacen que Estados Unidos sea un país más seguro y de que es un derecho respaldado por la Constitución.

Pero ante el aumento de los tiroteos masivos en el país, esta defensa se ha colocado en el centro de la polémica, principalmente por quienes aseguran que las facilidades del acceso a las armas inciden en la prevalencia de los tiroteos.

Tras los tiroteos en las escuelas Sandy Hook, en 2012, y de la Marjory Stone Douglas, en 2018, la NRA ha rechazado las propuestas de imponer control en las ventas y ha alegado como soluciones poner policías armados en las escuelas y no dar armas a «enfermos mentales».

Los grupos que la cuestionan, por su parte, aseguran que esto no solucionaría el problema y que se necesitan medidas más fuertes de control en uno de los países donde más fácil resulta comprar armamento de forma legal en el mundo.

4- ¿Qué poder real tiene en Estados Unidos?

Una encuesta realizada por la revista Fortune en 1999 entre algunos de los principales analistas políticos y legisladores estadounidenses colocó a la NRA como uno de los tres grupos de presión más influyentes en Washington.

Sin embargo, su influencia real también es objeto de polémicas.

El Centro para una Política Responsable (CRP, por sus siglas en inglés), un think tank que estudia la influencia del dinero y el cabildeo sobre las elecciones y las políticas públicas, no la incluye entre los principales grupos de lobby entre 1998 y 2017.

Pero sus críticos aseguran que esto se debe a que muchas veces realiza sus cabildeos a partir de las múltiples ramas y organizaciones paralelas que también controla.

Según una investigación de The Washington Post, la NRA ha interferido a lo largo de los años para frenar las investigaciones sobre el control de armas y ha movido sus influencias en la aprobación de leyes y respaldado o rechazado candidatos a gobernadores, al Congreso o la presidencia.

5- ¿Cómo influye sobre los políticos?

Desde 1968, la NRA creó un Comité de Acción dirigido a apoyar o combatir a los políticos en dependencia de su posición hacia el control de armas.

Tiene, de hecho, una lista evaluaciones para ellos que va de la A la F (según se opongan o no a las regulaciones), y durante las elecciones, ya sea estatales o federales, recomienda a sus millones de miembros y seguidores votar por los candidatos que apoyen los intereses de la organización.

Asimismo, realizan campañas para influir en la opinión pública sobre la imagen de los candidatos.

Según el CRP, durante la campaña presidencial de 2016 la asociación gastó US $19.7 millones en la oposición a Hilary Clinton.

La NRA dona, además, grandes cantidades de dinero a los políticos que apoyan la desregulación de la venta de armas.

Se sabe, por ejemplo, que fue una de las contribuyentes a la campaña presidencial de Donald Trump y es una de las principales donantes de los miembros del Partido Republicano.