Publican niveles de extracción, no revelan estado de acuíferos

Por Miguel Villarello

MÁS INFORMACIÓN.-

Por la seguridad y el bien común no se anuncia la ubicación de los pozos en la página electrónica de transparencia de Aguas de Saltillo, declaró el gerente del organismo operador del sistema de abasto del vital líquido en la ciudad, Jordi Bosch.

El gerente, sin embargo, explicó los sistemas de abastecimiento y niveles de extracción y recarga de los tres acuíferos que están explotando para llevar el agua potable a los más de 270 mil consumidores registrados en la localidad.

No obstante reconocer como difícil el obtener las dimensiones que tienen que ver con el almacenamiento del sistema freático de la región en cuanto a la disponibilidad del agua en los tres acuíferos que explota para llevarla a los consumidores, explicó la manera en que se pueden obtener los niveles en los que están los acuíferos.

Ello a través de un informe explicativo que está publicado en su página electrónica de transparencia, aseguró.

Luego de destacar que el objetivo de Agsal es mejorar el servicio público “porque estamos en un sector estratégico que es el agua, estamos en la base de la pirámide, sin agua no pasa lo demás”, Jordi Bosch pasó a los niveles freáticos.

¿Cómo medimos el nivel del acuífero o el stock de agua?, en el acuífero hay una entrada y salida, Agsal de manera empírica mide si el agua que entra es superior o inferior al agua que sale, por ejemplo, en un vaso de agua si ponemos más agua de la que sale, el vaso se va a llenar, si sale más agua de la que entra, el vaso se va a vaciar, así funcionan los acuíferos.

Por ello presentó la serie de gráficas, de las que insistió que han sido publicadas en su página de transparencia como parte de la Información Pública de Oficio a que le obliga la ley, en ellas la empresa operadora del sistema muestra el promedio de niveles de los pozos de captación indicando los niveles a los que se encuentra el espejo del agua comparativamente con el nivel más bajo para garantizar la sumergencia de sus bombas.

Sostuvo que la profundidad promedio de sus pozos y los niveles dinámicos o de extracción que contienen, así, por ejemplo, el acuífero Carneros tiene una profundidad media de 505 metros y el nivel dinámico al que se está actualmente extrayendo el vital líquido es a 200 metros, el de Loma Alta tiene una profundidad de 533 metros y el nivel de extracción se encuentra a 190 metros, el de San Lorenzo-Terneras está a una profundidad de 335 metros pero el agua se extrae a los 138 metros, Zapalinamé tiene 453 metros de profundidad y el líquido se obtiene a los 215 metros, y Agua Nueva cuya profundidad media es de 488 metros su nivel dinámico llega a los 250 metros.

Una de sus responsabilidades es medir el nivel del espejo del agua de los pozos que explotan y el espejo del agua tiene el mismo nivel que el subacuífero, porque en muchas ocasiones el pozo tiene diferencias de nivel en el fondo, por ejemplo, en un pozo que está a 100 metros de hondo por la composición del terreno subterráneo.

Luego de expresar que la recarga de los acuíferos se produce en su mayoría por las precipitaciones y en poca cuantía por la recarga lateral de acuíferos regionales, Jordi Bosch sostuvo que, debido a los regímenes de flujo turbulentos, es difícil precisar su capacidad de almacenamiento.

Sin embargo, a través de diferentes mediciones a los pozos y seguimiento a los niveles y sus profundidades, obtienen una idea de su capacidad de manera indirecta y establecer la zona de saturación que tienen disponible.

Derivado de ello aseguró que los niveles se obtienen por la distancia en que se encuentra el espejo del agua, nivel superior del contenedor subterráneo, que es el sitio en el que se encuentra la bomba de extracción del agua y la parte más baja que es el suelo o nivel en el que ya no es aprovechable el agua.

Por ejemplo, en Carneros el nivel de extracción está a mil 850 metros sobre el nivel del mar, pero el punto en el que ya no se podría extraer el agua por no poderse aprovechar está a aproximadamente mil 790 metros sobre el nivel del mar, ello significa que hay agua suficiente.

En específico, sostuvo, el espejo del agua está bastante separado del volumen cero del acuífero, por lo que el nivel dinámico está la bomba respecto del punto más bajo del acuífero, por lo tanto, la bomba puede bajar aún más hasta llegar casi al nivel cero.

Dicho de otra manera, sostuvo el gerente de Agsal, “sí tenemos margen, según estas gráficas, estamos en una situación confortable; eso también quiere decir que la bomba puede bajar todavía alrededor de 170 metros para extraer agua, esto es el stock que tenemos de agua en este acuífero o agua almacenada”.

“En otras palabras, el stock de agua almacenada es la diferencia que hay de alturas entre el espejo del agua y el punto más bajo del pozo donde no puedes sacar agua”, precisó.

Jordi Bosch asimismo dio información del promedio de caudal que aporta cada una de las zonas de captación: a Carneros se le extraen 187 litros por segundo, a Loma Alta 342, a San Lorenzo-Terneras 140, Zapalinamé aporta 662, Agua Nueva 329 y la zona Urbana 147, en total se entregan a los más de 260 mil consumidores 1 mil 807 litros por segundo cada día.