Denuncian la muerte de 100 presos políticos en Cuba

AGENCIA EFE.-

Organizaciones civiles internacionales denunciaron este miércoles en México la muerte de al menos 100 presos en Cuba en «condiciones inhumanas» y métodos de tortura contra manifestantes que participaron en las históricas protestas del 11 de julio de 2021.

«Las cárceles cubanas se caracterizan por el hacinamiento. Documentamos la propagación de enfermedades como la sarna, y la pandemia acrecentó el problema. Al menos 100 personas murieron en prisión bajo condiciones inhumanas», afirmó en conferencia el investigador José Gallego, de la asociación Cubalex.

Bajo el auspicio de Artículo 19, estas organizaciones presentaron en Ciudad de México el informe «En Cuba se tortura» con las recomendaciones del Comité contra la Tortura de Naciones Unidas, que revisó la situación en la isla en abril pasado.

La asociación Prisoners Defenders, con sede en España, documentó de 1,500 a 2 mil procesados, además de más de 1 mil que siguen en procesos penales pendientes, por participar en las históricas manifestaciones de julio pasado contra el Gobierno cubano del presidente Miguel Díaz-Canel.

«El 11 de julio el mundo vio la verdadera naturaleza del régimen de Cuba. El pueblo salió a las calles sin saber que esto podía significar condenas de 10 a 30 años de cárcel», comentó Javier Larrondo, presidente de Prisoners Defenders.

El informe desvela lo sucedido tras las protestas, las más fuertes en Cuba desde el «maleconazo» de 1994, que se produjeron mientras la isla afrontaba una crisis económica y sanitaria con la pandemia en su peor momento y una escasez de alimentos, medicinas y productos básicos.

Cubalex identificó 14 métodos de tortura contra los presos, como actos de repudio, violencia física y amenazas durante los arrestos, gas pimienta, manos a la espalda con esposas apretadas, exposición a altas temperaturas dentro de las patrullas, y abandono en lugares despoblados.

También registró exposición al frío en interrogatorios, amenazas, condiciones precarias en los calabozos, y ofensas por el color de la piel, la apariencia física y orientación sexual.

También verificó desnudos forzados, negación de acceso a almohadillas sanitarias, negativa de asistencia médica y palizas en los centros de detención.

«El informe presentado por este Comité denuncia casos de violaciones a derechos humanos en contextos de protesta. Se denuncia también la nula independencia de procuradores de justicia y el aumento de la criminalización de la disidencia», expresó Olga Guzman Vergara, consejera para América Latina de la Organización Mundial contra la Tortura.

Las asociaciones urgieron al Gobierno cubano adoptar las recomendaciones del Comité de la ONU, como crear una institución nacional autónoma para defender los derechos humanos y garantizar independencia en las fiscalías.

«En este informe damos cuenta de cómo el Estado cubano no ha parado en echar a andar la maquinaria institucional para callar voces que buscan informar a la sociedad. Recién se aprobó un Código Penal represivo», lamentó Claudia Ordóñez, oficial del Programa de Centroamérica y el Caribe de Artículo 19.