La precariedad laboral se dispara

Por Juan Rocha

MÁS INFORMACIÓN.-

Recuperación del mercado laboral marcada por generación de 

empleos de baja remuneración 

Datos al mes de marzo de 2022 de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) continúan mostrando una recuperación del mercado laboral incompleta, pero sobre todo señales claras de empeoramiento de las condiciones laborales, expuso el analista de BBVA México, David Cervantes Arenillas.

La tasa de participación laboral sigue en niveles similares previos a la pandemia; el mercado laboral no ha logrado crecer en dos años.

8 de cada 10 trabajadores que perdieron su trabajo al inicio de la pandemia eran informales, razón por la cual la tasa de informalidad descendió y bajó en abril de 2020 a 48%. 

Ante el regreso a las actividades y la reapertura actual de la economía, la tasa en marzo llegó a 55.6%, 2.8 puntos porcentuales por debajo del promedio previo a la pandemia (58.4%). Si bien es positivo que no haya crecido más allá, esto en parte es reflejo del estancamiento del tamaño del mercado laboral 

La tasa de desempleo por primera vez se ubica en niveles inferiores a los que prevalecían antes de la pandemia. El regreso eventual al mercado laboral de la Población no Económicamente Activa desalentada puede presionar al alza la tasa de desempleo.

La precariedad laboral se dispara: la tasa de condiciones críticas de ocupación alcanza nivel récord y llega a 33.2%, 2.5 veces más respecto al promedio histórico. A nivel urbano llega al 28.8% del total de trabajadores. Escenario negativo para el consumo ante un estancamiento o pérdida del ingreso disponible de las familias. 

A pesar de los altos niveles de inflación, el salario real y la masa salarial mantienen crecimiento positivo 

De acuerdo con cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en abril se crearon 5 mil 490 empleos, la segunda cifra más baja para meses con creación positiva de empleo, solo superando al año 2001 cuando se crearon sólo 3.9 mil empleos.

A pesar de lo anterior, en términos interanuales representa un crecimiento de 4.7% respecto al 4.4% que preveíamos en nuestro escenario base. Partiendo de lo anterior, esperamos que el empleo siga presentando tasas de crecimiento interanuales positivas, pero con crecimientos más moderados. 

Respecto al nivel de tendencia, el nivel de empleo se ubica 1.3 millones por debajo, con un crecimiento promedio de 3% esperado para los próximos años, es previsible que esta brecha permanezca en el mediano plazo. 

El empleo permanente ha mostrado un crecimiento más acelerado, esto es positivo dado que son trabajadores que mejoran su acceso a prestaciones, con un flujo de ahorro para el retiro constante, sin embargo, más de la mitad de los trabajadores tiene un ingreso de hasta 2 salarios mínimos, por lo que su capacidad de ahorro y crédito es limitada .

El salario real con crecimientos moderados, dados los altos niveles de inflación, las revisiones salariales a inicio de año han permitido que se mantenga en terreno positivo, sin embargo, dado que prevemos que permanezcan altos los niveles de inflación es probable que estas ganancias afecten el nivel de salario real más adelante .

La masa salarial con crecimiento más dinámico, dada la creación de empleo que hemos tenido el primer cuatrimestre del año. No obstante, ante una desaceleración del crecimiento del empleo, mostrará crecimientos mucho más graduales en lo que resta del año.

De acuerdo con cifras del IMSS al mes de febrero el número de personas que ganaban hasta dos salarios mínimos creció y llegó a 114.1 mil trabajadores, mientras, que los que ganaban de tres a cinco en el mismo mes cayeron a 94 mil cien.

De dos a tres y más de cinco salarios minimos en abril también descendieron y registraron 98 mi 400 y 74 mil 600 respectivamente los que cayeron en registro ante el IMSS.

La masa salarial sigue con crecimientos importantes, por el número de empleos creados al inicio del año, sin embargo, los altos niveles de inflación previsiblemente mantendrán estancados al salario real y la masa salarial.

A pesar de la baja creación de empleo en abril, el empleo mantiene un crecimiento de 4.7%; empleo permanente, el de mayor crecimiento, La brecha respecto al nivel pre-pandemia se mantiene prácticamente constante: 1.3 millones de empleos menos.

La subocupación ya en niveles cercanos a los pre-pandemia, las personas logran trabajar las horas requeridas, pero se disparan las condiciones críticas de ocupación, récord histórico. Contexto no favorable para el consumo de las familias.

La desocupación se ubica en los niveles más bajos desde el inicio de la pandemia. puede incrementar por una mayor incorporación de personas al mercado laboral, La tasa de presión sobre el mercado laboral también está en los niveles más bajos. Las

condiciones de holgura se mantienen, dado que el mercado de trabajo se encuentra estancado y la economía sigue creciendo por debajo de su potencial.

Mercado laboral estancado, sin crecimientos importantes en la participación laboral, la informalidad laboral cercana al nivel pre-pandemia, no ha crecido, producto del retorno incompleto al mercado laboral.