Llega inflación al 7.72%

Por Juan Rocha

MÁS INFORMACIÓN.-

La inflación en México ha venido mostrando una tendencia ascendente en los últimos dos años; después de llegar a un nivel de 2.15 por ciento en abril de 2020, en la primera quincena de abril de 2022 finalizó en 7.72 por ciento, la más alta desde 2001 para un periodo similar. 

Las presiones inflacionarias se encuentran relacionadas tanto a factores externos como internos. 

Entre los externos se ubican los cuellos de botella ocasionados por la suspensión de actividades económicas derivadas de la pandemia de COVID-19, los elevados precios internacionales de alimentos y energéticos, la recomposición del gasto y los factores asociados a la pandemia.

A esta situación  se suman los derivados por el conflicto geopolítico bélico entre Rusia y Ucrania debido a la importancia que dichos países tienen en el suministro y comercio de materias primas, especialmente de metales, energéticos y granos, lo que ha incidido en su incremento. 

Por el lado interno, se pueden encontrar factores como inseguridad, condiciones climatológicas adversas, falta de insumos específicos y presiones salariales; así como por la persistencia de los choques de oferta y demanda asociados a la pandemia. 

Es de recordar que la inflación redistribuye el ingreso y el poder adquisitivo de manera desfavorable y puede considerarse un impuesto regresivo, toda vez que incide en mayor medida en las familias de menores ingresos. 

Además, el alza de precios afecta la asignación de recursos en la economía, más si es alta y volátil, debido a que las familias y las empresas se enfrentan a un mayor grado de incertidumbre para tomar decisiones. 

Esto dificulta la planeación de largo plazo de los agentes económicos en sus decisiones de inversión y ahorro. Así, la inflación incide sobre la inversión, el empleo, los salarios reales y, por lo tanto, sobre el crecimiento de la economía.