Esconde Agsal información sobre reservas de agua 

Por Zitamar Arellano 

MÁS INFORMACIÓN.-

Aguas de Saltillo mantiene su interés en ocultar el grado de aprovechamiento de los pozos que opera para suministrar agua a la ciudad y cuál es la condición actual de los acuíferos, pese a haber respondido una solicitud de información donde se asegura de ofrecer datos inconexos e incompletos.

La cuestión simple sobre el estado que guardan los acuíferos que alimentan la red municipal de agua, fue respondida por Agsal con una serie de evasivas, derivando respuestas a sitios de internet propios y de la Comisión Nacional del Agua, desconociendo la posesión de información y ofreciendo datos que no permiten determinar cuál es el estado de los acuíferos.

MAS Información presentó a la empresa del agua de Saltillo una solicitud de información donde pide datos y documentos sobre las concesiones de agua y las mediciones de la explotación, pero la respuesta fue derivada a una zona de internet de Conagua donde se exhiben las concesiones existentes, pero no se precisa cuáles están bajo la administración de Agsal.

Más aún, al informar sobre las mediciones que se han hecho en un periodo del 1 de octubre de 2021 al 22 de marzo de 2022, Aguas de Saltillo ofrece una serie de 86 cifras que representan los pozos aprovechados por la empresa, pero sin ninguna conexión con la cantidad de agua permitida para su aprovechamiento.

Incluso y aunque le fue solicitado, Agsal omite presentar los documentos de las mediciones donde se puede constatar si la información que ofrece es cierta y donde se podría observar a qué pozo corresponde cada dato.

MAS también solicitó información acerca de los estudios que se tengan con relación al estado que guardan los acuíferos, pero en lugar de entregar la información, Agsal ofrece un vínculo a un sitio de internet de Conagua con estudios de 2020 relacionados con la capacidad de los acuíferos, observando que el organismo tenedor de la información es Conagua y que por lo tanto Agsal no tiene dicha información.

Sin embargo, de la lectura de dichos estudios se puede leer una conclusión en el sentido de que hay sobreexplotación, ya que las recargas totales son menores a las extracciones totales.

A otra pregunta sobre el nivel de los pozos que administra Agsal, la empresa ofrece un vínculo de internet a un documento que muestran gráficas que por su configuración permiten presumir que el nivel de agua en los acuíferos ha ido a la baja, pero no ofrece parámetros suficientes para comprender el grado de explotación o sobreexplotación que tiene. Y de hecho, se logra leer que se trata de información hasta 2019 y 2020, y no actualizada.

Todo esto permite suponer que Aguas de Saltillo aprovecha el acuífero basado únicamente en que tiene las concesiones, sin voltear a ver cuál es el estado que guardan los acuíferos y sin acreditar que realmente respeta los volúmenes permitidos.

Además, la actitud de opacidad de la empresa la lleva a mantener bajo reserva la información relacionada con el estado que guardan los acuíferos que alimentan a Saltillo pese a que la propia Ley de Transparencia y Acceso a la Información tiene contemplada dicha información como de oficio, es decir, que debe hacerse del dominio público sin mediar solicitud.