Baja confianza del consumidor por altos precios

Por Juan Rocha

MÁS INFORMACIÓN.-

Altos precios en la canasta básica hacen que baje la confianza del consumidor en enero, expuso Jorge Dávila Flores, presidente del Centro de Estudios Económicos del Comercio Servytur (CEECS).

De acuerdo con la última encuesta de confianza del consumidor realizada por el INEGI, el Indicador de Confianza del Consumidor (ICC), mostró los resultados para el mes de enero del 2022, en donde se observó que la confianza de los consumidores cayó severamente, sumando así su segundo mes consecutivo a la baja, esto ante la gran ola de contagios de la nueva variante ómicron en el país y una alta inflación, señaló Jorge Dávila Flores.

El retroceso en la confianza de los consumidores es una mala señal para el sector comercio y servicios, debido a que los compradores son más cautelosos a la hora de comprar, y más aún con el alto nivel de gastos y deudas realizados en diciembre.

Según lo reflejado por la encuesta de confianza del consumidor en enero, los consumidores no muestran intenciones de comprar un automóvil en los próximos doce meses, debido a que exponen en este aspecto la peor calificación, los consumidores no consideran que la economía se encuentre estable como para hacer la compra de bienes duraderos y de alto valor. Además, otro dato interesante que mostró la encuesta es, que el comportamiento de los precios en los próximos doce meses genera una gran desconfianza entre los consumidores.

Dávila Flores añadió que, el país ha sufrido grandes niveles de inflación y eso lo ha palpado el consumidor, pues productos que regularmente estaban al alcance del comprador sufrieron grandes incrementos, por ejemplo, el limón, producto básico en los hogares, alcanzó precios muy elevados durante enero.

Por el contrario, los consumidores muestran la mayor confianza en que las condiciones económicas para ahorrar en los próximos doce meses sean mejores que la condición actual, ya que por la situación económica que atraviesa el país, el ahorro es un rubro que no contemplan la mayoría de los hogares, puesto que con el ingreso familiar solo alcanza para cubrir los gastos esenciales de la casa, como comida, vestido y servicios.