Ómicron en México: ¿Cómo vamos y qué esperamos?

Por Juan Rocha

MÁS INFORMACIÓN.-

La llegada de la variante Ómicron a México causó un aumento muy pronunciado en el número de casos durante el último mes, resultando en el incremento más rápido de las cuatro olas observadas en México hasta el momento, expone el análisis de Citibanamex y su Dirección de Estudios Económicos.

A pesar de que los casos comenzaron a descender, las pruebas también. Las tasas de positividad extremadamente elevadas en el país —consistentemente en el 5% más alto a nivel global— revela la persistencia en el subregistro de casos desde el inicio de la pandemia, en nuestra opinión. Lo anterior se volvió más evidente con Ómicron, con la tasa de positividad en 64%.

El impacto de Ómicron en las muertes diarias y hospitalizaciones ha sido más limitado. Sin embargo, la mayoría de estos indicadores siguen aumentando.

Ómicron afectó más a algunas entidades federativas que a otras. De acuerdo con nuestro ranking estatal de COVID, muchos estados registran altos niveles de hospitalización y preocupantes tasas de positividad (de alrededor de 90%).

Hace unos meses, México era líder en vacunación en comparación con sus pares latinoamericanos, pero actualmente registra una de las cifras más bajas de población vacunada. Excluyendo las vacunas que no han sido aprobadas por la Organización Mundial de la Salud, solo el 46% de la población cuenta con el esquema completo de vacunación.

Estimamos que el efecto por Ómicron reducirá el crecimiento del PIB trimestral en alrededor de 0.3pp en el 1T21, y cerca de 0.1pp para todo el año. Ahora estimamos el crecimiento del PIB en 2022 en 1.7%.

Consideramos que el efecto sobre la actividad durante la ola de Ómicron está parcialmente relacionado con problemas de las cadenas de suministro.

Los casos diarios oficiales se mantienen cercanos a sus máximos históricos…

La llegada de la variante Ómicron a México derivó en un aumento muy pronunciado en el número de casos en el último mes, según lo reconocido por las autoridades sanitarias, resultando en el incremento más rápido de las cuatro olas observadas en México hasta el momento. Hace dos semanas, el 19 de enero, México registró 60,552 casos oficiales en un solo día, su nivel máximo desde el inicio de la pandemia.

… incluso con evidencia de un severo subregistro. 

El promedio móvil de 7 días de los casos diarios ha disminuido en las últimas dos semanas, pero parece deberse a que las pruebas también lo han hecho. Durante toda la pandemia, México se ha posicionado entre los países con menor número de pruebas per cápita. Esto también se refleja en las muy altas tasas de positividad del país —consistentemente en el 5% más alto a nivel global— que desde nuestra perspectiva revela la persistencia en el significativo subregistro de casos desde el inicio de la pandemia. Lo anterior se volvió más evidente con Ómicron, con un promedio móvil de 7 días de la tasa de positividad en 64% contra 36% en el resto de América Latina y 16% a nivel mundial. Este 64% es también mucho mayor al 15% observado en México el diciembre pasado.

La pandemia ha resultado particularmente letal en México… 

A dos años desde el inicio de la pandemia, el virus ha causado oficialmente el fallecimiento de más de 308 mil personas en México. Esto equivale al 5.5% de los fallecimientos a nivel global —aun cuando México solamente representa 1.6% de la población mundial—. El número real de defunciones por Covid es probablemente mucho mayor, con la cifra de “exceso de mortalidad” superando los 657 mil al 31 de diciembre de 2021. México ocupa el octavo lugar mundial al comparar el número de mortalidad en exceso per cápita y el segundo lugar en Latinoamérica, con 512 de muertes en exceso por cada 100 mil habitantes.

…el impacto de la cuarta ola en los fallecimientos diarios y hospitalización ha sido más limitado —aunque siguen en ascenso—. La severidad de esta ola ha sido menos dramática, con 480 muertes por día, en comparación con las 700 defunciones en la tercera ola cuando el número de casos diarios alcanzó su máximo.

La ocupación de camas de hospital se encuentra en 45%, en contraste con el 55% en la ola anterior.

La menor severidad de los resultados durante esta ola es más notoria cuando se observa la ocupación de camas con ventilador, que actualmente se encuentra en 29%, muy por debajo de su pico de 48% en agosto del año pasado. Esto último se debe probablemente al progreso parcial en la cobertura de vacunación. Sin embargo, algunos de estos indicadores no están muy lejos de sus niveles en olas anteriores, y la mayoría de estos continúan mostrando una tendencia al alza hasta ahora.

Ómicron afectó a algunos estados más que a otros. 

Según nuestro ranking estatal de COVID, Colima, Nuevo León y Aguascalientes son los que han tenido el peor desempeño en las ultimas dos semanas, principalmente debido a tasas de hospitalización y de positividad muy altas. La Ciudad de México está cerca de la mediana y contribuye a disminuir la positividad a nivel nacional, porque estados como Nayarit y Sinaloa registran tasas semanales de positividad cercanas al 90%. La Secretaría de Salud actualizará su semáforo epidemiológico la próxima semana, y esperamos que estados como Colima, Nayarit y Morelos empeoren, ya que su ocupación hospitalaria ha aumentado alrededor de 30pp en solo dos semanas, mientras que otros estados (Baja California Sur y Quintana Roo) parecen estar recuperándose con fuertes disminuciones en las hospitalizaciones.

Continúa el lento ritmo de vacunación. Si bien México lideraba la vacunación entre sus pares latinoamericanos a finales del 2T21, actualmente registra una de las cifras más bajas entre ellos, con solo el 59% de su población completamente vacunada. Sin embargo, excluyendo las vacunas que no han sido aprobadas por la Organización Mundial de la Salud, este porcentaje es solo 46%… Esta cobertura relativamente baja se explica principalmente por un ritmo de vacunación más lento e inconsistente en comparación con otros países, con caídas frecuentes en la aplicación diaria de vacunas en los últimos meses. 

A este ritmo, estimamos que el 80% de la población cuente con el esquema completo de vacunación hasta el 2T2022. La aplicación de refuerzos comenzó a principios de enero, también tarde con respecto a sus pares latinoamericanos, y están disponibles para todos los adultos de más de 50 años. Sin embargo, nos sorprende que aún no sea pública la cantidad de refuerzos aplicados.

La movilidad disminuyó una vez más durante esta ola… 

De acuerdo con el Índice de Distanciamiento Social de Citi, la movilidad comenzó a disminuir en enero y actualmente es solo 4% mayor que su nivel de mediados de marzo de 2020, mientras que el promedio mundial es de 9%. A mediados de diciembre, este indicador se ubicaba en 25%, y ha reflejado una disminución significativa de la movilidad en el último mes. De acuerdo con el índice de movilidad de Apple, México también registró una fuerte disminución en la movilidad durante los primeros días de enero y ésta comenzó a recuperarse ligeramente desde la última semana de enero. También hay evidencia de un mayor ausentismo laboral, con un nivel de licencias médicas por COVID- 19 en el Instituto Mexicano del Seguro Social durante enero de 2022 similar al de 2020 y 2021 en su conjunto.

Estima CitiBanamex que la ola Ómicron reducirá el crecimiento del PIB en alrededor de 0.3pp en el 1T21, en el agregado. 

Desde la primera ola de la pandemia, el sector servicios fue el más afectado, debido a que muchos de sus subsectores estuvieron sujetos a restricciones importantes. Por el contrario, el sector agropecuario y la minería no han sufrido demasiado, ya que están relativamente menos expuestos a los riesgos de la pandemia, mientras que las manufacturas han estado siguiendo la tendencia de la producción industrial de EUA. La relación entre movilidad y actividad fue muy clara en 2020 a nivel regional, especialmente durante el confinamiento. 

Las entidades con menor movilidad también experimentaron las caídas más acentuadas en el PIB durante el 2T y 3T de 2020 (Quintana Roo, Baja California Sur, Guerrero). Esta relación fue menos clara durante 2021, pero aún está presente. No sorprende que también encontramos evidencia de una relación negativa entre el crecimiento mensual del número de casos y el crecimiento mensual del IGAE, que es más fuerte en el caso de los servicios, y prácticamente nula en los subsectores industriales. En este sentido, estimamos que los efectos de la ola actual disminuirían el crecimiento trimestral del PIB en alrededor de 0.3pp en el 1T22, y casi 0.1pp en todo el año. Por lo tanto, ahora estimamos el crecimiento del PIB para 2022 en 1.7%.

Consideramos que el efecto sobre la actividad de la ola Ómicron está relacionado en parte con problemas en las cadenas de suministro. Al respecto, durante enero se observaron caídas en los subíndices de producción, empleo y entregas de proveedores del PMI manufacturero del INEGI y del PMI no manufacturero del IMEF. Esto también podría estar agregando presiones a los precios, al menos desde la inflación global, a medida que el indicador de precios en el PMI manufacturero del ISM para EUA registró un repunte significativo en el primer mes del año.