Historias de anti-vacunas

POR ENRIQUE ABASOLO

BATALLA DE LAS TERMÓPILAS, GRECIA.-  Frustrados ante las restricciones de que son objeto en su país las personas no inoculadas con el suero anti-covid, varios antivacunas sobornaron al personal de los centros de vacunación para que se les inyectara agua estéril y recibir el certificado/cartilla correspondiente y así gozar de la totalidad de los derechos y libertades de las personas sí vacunadas.

         El personal clínico aceptó el soborno, pero la parte divertida es que, en lugar de agua estéril, decidieron mejor sí vacunar a estos cabezas de chorlo, quienes se fueron a su casa suponiendo que habían burlado exitosamente al sistema.

         Luego de experimentar los incómodos efectos secundarios (que todos hemos padecido) se percataron de que fueron timados y de que en contra de su voluntad ahora formaban parte de la población protegida, por lo cual decidieron interponer una denuncia por ¡fraude! (hágame el Ch.F) lo que sólo refrenda que no son el segmento más brillante de la población. La vacuna, al parecer, no quita lo pendejo.

         WAKANDA, ‘FOREVA’.- La producción de la película “Black Panther 2” se vio comprometida luego de que la actriz Lettia Wright, quien relevaría al finado Chadwick Boseman como protagonista de la saga, se negara a recibir la vacuna anti-covid, contraviniendo las políticas de los estudios Disney, de que todos sus empleados en el set deben estar inoculados.

         No conforme con ello, la actriz expresó en diversas publicaciones a través de sus redes sociales sus posturas en contra de la vacunación, cosa que emputeció aún más al Ratón Miguelito.

         Wright argumentó que su intención no era lastimar a nadie y que sólo intentaba recapacitar sobre el contenido de las vacunas (claro, porque una vez que se lo expliquen, todo le quedará esclarecido aunque no tenga p. idea sobre medicina o microbiología).

         Por lo pronto, la empresa propietaria de MARVEL Studios ya reconsideró el seguir trabajando con esta bushona de ébano y, sobre todo, el descansar una de sus franquicias más valiosas en alguien que no conecta el lóbulo frontal con su cuenta de Instagram.

         PUEBLO QUIETO, MASSACHUSETTS.- D.J. Ferguson, un hombre de 31 años de edad y padre de dos hijos, fue rechazado para recibir un trasplante de corazón luego de que el hospital lo desestimara como paciente “no elegible” por no estar vacunado contra la covid.

         El sujeto, según su madre, no cree que la vacuna sea segura porque “estuvo lista muy rápido”, ignorando que la investigación tiene casi 200 años desarrollándose (pero es que ahora todos somos expertos).

         El hospital respeta la decisión de Ferguson de resistirse a ser vacunado, pero se reserva su derecho a no desperdiciar un corazón que todavía sirve para mejor utilizarlo en alguien que sí tenga ganas de vivir.

NEW YORK, NY.- Luego de dar positivo en test de coronavirus, la exgobernadora de Alaska, Sarah Palin, se fue a cenar a un restaurante de la ciudad de New York, en franco desafío a las disposiciones federales que recomiendan un aislamiento de al menos cinco días a las personas infectadas.

         Pero no la también ex candidata a la vicepresidencia de los EEUU, quien no iba a desaprovechar su visita a NY y, además de cenar  en espacios públicos, departió con los seguidores que aún le quedan, firmó autógrafos y posó con gusto para las selfies.

         Palin, como buena militante republicana, ha mostrado el característico desdén por el pensamiento científico de esta corriente política, por no hablar de su total desprecio hacia la vacuna, sólo comparable al desprecio que siente por la vida de sus semejantes.

         En redes, los internautas no dejaron de señalar la pobre calidad humana de la otrora líder política, no sin congratularse de que alguien de su estatura civil no haya llegado a la vice presidencia del país más poderoso y decadente del mundo.

         Aunque cabe destacar que Palin no reportó una sintomatología grave, lo inquietante es su incredulidad y la poca importancia que le da al hecho de andar propagando un virus potencialmente letal entre sus entusiastas y seguidores los cuales, al ser sus correligionarios, lo más probable es que compartan su mismo menosprecio por la ciencia y el pensamiento racional.

         La postura manifiesta de Palin no deja dudas al respecto: “Será sobre mi cadáver que me pongan una inyección”.

         Por su parte, diversos científicos aseguraron que aunque recibirían gustosos el cadáver de Palin o de cualquier otro antivacunas, el suero ya no tiene efectos una vez que estos cuelgan los tenis.

         INTERNET, WWW.- La leyenda de la música, Neil Young, pidió a Spotify remover todo su catálogo de canciones, luego de que esta plataforma se negara a restringir contenidos que mienten y desinforman a la población en temas relacionados con la pandemia.

          Concretamente, Young le dio un ultimátum a la plataforma para que eligiera entre su música y el podcast del comentarista Joe Rogan, uno de los portavoces del conspiracionismo en los Estados Unidos.

         Rogan, quien es además un consumado racista, tiene un podcast muy exitoso en la plataforma Spotify, donde da voz a “narrativas alternas” a la versión oficial en asuntos de covid y pandemia, contenido que ha sido catalogado como desinformación peligrosa.

         Haciendo alarde de mucho más juicio y sentido común, a pesar de tener 76 años, Neil Young alzó la voz contra Spotify exigiéndole mayor responsabilidad y censurar a Rogan, contra quien ya se había pronunciado un grupo de médicos preocupados por las sandeces de este ‘podcaster’.

         A los pocos días, la veterana estrella del folk e icono de los años 60 y 70, la cantautora Joni Mitchell, se sumó al boicot de Young,cosa que se le agradece, aunque tampoco parece ejercer mucha presión sobre la plataforma.

         Quizás, si se sumaran a este movimiento Los Acosta, Sonido Mazter, los Ángeles Azules, o ya de perdido algunas estrellas del reggaetón, Spotify sí que se la pensaría dos veces antes de prestarse al jueguito de la desinformación con tal de tener una audiencia de descerebrados cautiva.

(I come from a land down under), AUSTRALIA.-  Luego de ser deportado por no cumplir con los requisitos sanitarios para ingresar al país-continente de los canguros y el vegemite, el tenista serbio y científico de medio tiempo, Novak Djokovic, comprometió seriamente su posición como el número uno en el mundo.

Luego de perder su oportunidad de participar en el Abierto de Australia, y en vista de lo que le espera en el resto de los torneos de primera categoría, Djokovic habría reconsiderado su postura frente a las vacunas. Diversas fuentes aseguran que pronto estaría haciendo fila para ponerse su respectivo pinchazo de suero.

El tenista, como tantos güeyes en internet, tiene sus propias teorías sobre cómo debe manejarse el virus, pero a diferencia de los otros pobres diablos -y dado que él tiene más dinero de lo que la imaginación le alcanza para gastarse- Djokovic adquirió la mayoría de las acciones de una empresa de biotecnología que pronto le dará al mundo una solución alternativa a esas malignas vacunas que tanto daño le han causado ya a la humanidad.

QuantBioRes trabaja en su exclusivo e innovador Modelo de Reconocimiento por Resonancia (RRM) que es (cito su portal de internet): 

“Un modelo biofísico basado en la evidencia de que ciertas periodicidades/frecuencias dentro de la distribución de energías de electrones libres a lo largo de las proteínas, son críticos para el funcionamiento biológico de la proteína y la interacción con receptores de proteína y otros objetivos… La tecnología RRM permite a estas frecuencias características, que por naturaleza son electromagnéticas, ser identificadas por cada función/interacción biológica. Una vez que la frecuencia característica de la función biológica es identificada, es posible analizar la función/interacción biológica de la proteína, predecir mutaciones bioactivas y diseñar nuevos péptidos bioactivos con la función biológica deseada, así como predecir la frecuencia electromagnética que puede intervenir con cierta actividad de la proteína”. (¿Usted entendió algo? No se preocupe, la ciencia tampoco).

Así que ¡albricias, mi querido antivax! Para usted que maneja otros datos, que no se deja manipular, que busca siempre la verdad y que no es conejillo de ningún experimento de la OMS al servicio del Nuevo Orden Mundial, pronto podrá pintarle un dedo bien enhiesto en su cara a todos los que se burlaron de usted, una vez que tengamos a nuestra disposición esta maravilla de la medicina cuántica que, como ya sabemos, es ciencia de verdad, igual que los cuarzos, la programación neurolingüística, el reiki y el zumba. Todo por cortesía de un tenista, filántropo, científico, multimillonario que ha afirmado (real) que con pensamientos positivos y buenas vibras se puede purificar el agua contaminada. ¡Suerte!