PIEDRAS EN EL CAMINO PARA REGULARIZAR UN “CHUECO” CON 13 MIL PESOS

Por Miguel Villarello

MÁS INFORMACIÓN.-

2 mil 500 pesos de la federación para regularizar el auto chueco, 7 mil 500 pesos en promedio para el proceso de introducción con el agente aduanal, poco más de 2 mil 879 pesos por concepto de control vehicular en Coahuila, de acuerdo con la ley de ingresos estatal aprobada en diciembre por el Congreso, 933 pesos de placas y mil 946 de refrendo; en total, si alguien pretende regularizar su vehículo americano en Coahuila desembolsará 12 mil 879 pesos.

Eso sin considerar el costo del automóvil, las copias, certificaciones de documentos ante notario si es necesario y otros gastos; pero antes que nada considerar las tres opciones que tiene el interesado en hacerse de un carro americano para regularizarlo: comprarlo a un particular aquí en el estado, adquirirlo en un lote de autos local o ir hasta Piedras Negras o Acuña a buscar uno en algún lote o con un agente aduanal.

De ahí que continúe la incertidumbre entre los poseedores de autos chuecos, irregulares o “chocolates” en el estado pues, ya que el decreto para regularizarlos vence el 20 de julio del 2022, tienen desde el 19 de enero hasta principios de julio para decidir la disyuntiva: permanecer así con placas de alguna organización como ONAPPAFA o la UCD o desbalancearse en su economía familiar para reunir los casi 13 mil pesos para “andar en auto legalmente”.

60 MIL VOLANDO

Aparte de toda la problemática para adquirir el carro y la de reunir todos los documentos originales, está el tema de personas que han sido estafadas por quienes ilegalmente les hacen el trámite de plaqueo y hasta les entregan sus placas nuevas del 2022 expedidas por Control Vehicular de los estados.

Pues, de acuerdo con datos de organizaciones como la UCD sucede a 2 de cada 10 compradores que deciden adquirir su auto o camioneta chueca con un lotero y desconocen las maneras porque deben verificar que el título de propiedad del vehículo y el pedimento sean los originales.

Viene al caso el de un ejidatario del sur de la localidad, adulto mayor, adquirió el año pasado una camioneta extranjera, pero no se había dado cuenta que se la vendieron sin título de propiedad y con un pedimento aduanal alterado, o sea, no original, cuenta un dirigente de una organización de defensa de los propietarios de carros americanos.

“Acudió con un supuesto coyote que le pidió dinero y le hizo el trámite de plaqueo, algo así como 5 mil pesos, le entregó sus placas y al enterarse el ejidatario de la regularización pues lógicamente trató de legalizarla, pero no tenía dichos documentos y ya había desembolsado como 60 mil pesos, entonces la pregunta es ¿cómo le hizo el coyote que hasta sus placas le entregó?”.

Cuenta que la camioneta le costó 60 mil pesos el año pasado: “le dio los 5 mil pesos a la persona para el trámite de placas, que se lo hizo y le entregó las placas esas ‘verdecitas’ que son las de este año 2022”.

“El viejito supo del decreto de regularización, preguntó y se dio cuenta de que el pedimento de su camioneta no era legítimo, ahora deberá decidir si va con el lotero a entregar la camioneta y que éste le devuelva sus 60 mil pesos o así se anda trabajando, pero a futuro no podrá vender la camioneta ni sacar placas nuevas”, comentó.

110 MIL CHUECOS

De acuerdo con datos investigados electrónicamente y que corresponden a 2020 el cálculo en México es de más de 32 millones de carros circulando en el país, de ellos poco más de 3 millones son de procedencia ilegal, circulan con placas sobrepuestas, con placas o registros de organizaciones como la Organización Nacional de Protección al Patrimonio Familiar (ONAPAFFA) u otras de carácter estatal como la Unidad Campesina Democrática (UCD).

La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), molesta por la regularización pues afirman que les afectará sobremanera, dio a conocer que se importaron 28 mil 803 automóviles usados durante el primer bimestre del año, lo que significó un crecimiento superior al 14 por ciento a comparación con el 2019.

A su vez el INEGI emitió las siguientes cifras: sólo en enero y febrero del año pasado la venta de vehículos ligeros nuevos en el país sumó 209 mil 150 unidades, lo que significó que la importación ilegal de autos usados representó el casi el 14 por ciento en el total de las ventas de automotores nuevos.

Además, existe otro estudio que indica que a nivel nacional el parque vehicular sumaba en 2019 los 32.4 millones de unidades; de ellos casi 20.3 millones, el 63 por ciento, eran unidades legales; sólo 9 millones de carros eran regularizados, es decir, el 28 por ciento; pero poco más de 3 millones, el 9.5 por ciento, refería unidades de procedencia ilegal, adquiridos en el extranjero.

El asunto estriba también en que muchos de ellos son robados, cuentan con reporte de robo en el extranjero o en el país y, según estimaciones de la autoridad en seguridad, el 45 por ciento de ellos son utilizados en actividades ilícitas.

Javier Díaz, administrador fiscal de Coahuila hace sus cálculos, y explica que el padrón de vehículos, de origen nacional, que portan su placa y pagan refrendos vehiculares anualmente a nivel estatal es de 900 mil carros.

“Aparte están los autos chuecos que aproximadamente suman 110 mil, sólo en la entidad y la gran mayoría se ubican en los municipios de las regiones Centro y Laguna”.

Otros datos sostienen que, de cada 10 carros ilegales en México, circulan dos camionetas, un automóvil de lujo y otro económico en malas condiciones mecánicas causando contaminación, los cuatro lógicamente de procedencia extranjera también.

Una preocupación refiere a los autos de lujo, pues aparte de ser de reciente modelo son muy caros en el mercado: “ahí es cuando te preguntas cómo le hacen los propietarios para adquirirlos si se supone que los autos chocolates los adquieren las personas de bajos recursos económicos”, cuestiona una persona que busca un auto americano para moverse él y su familia.

De ahí que el pensamiento de la mayoría de estas personas, quienes buscan auto chueco, es que: “con los 30 mil pesos que te pide de enganche una agencia de autos para comprar uno nuevo nacional puedes hacerte de uno americano, eh ahí otra razón de peso para pensar”.

“Pues si das ese enganche te encadenas a un crédito por los siguientes dos años por lo menos pagando ‘cómodas’ mensualidades de hasta 3 mil pesos en promedio; y de comprar el auto chueco posiblemente te encadenas durante seis meses pagando unos 2 mil pesos mensuales para que sea tuyo y tienes carro para los siguientes 4 o 5 años si le das mantenimiento adecuado”, expuso.

4 MIL 900 EN COAHUILA

Sólo por sentar las bases, en diciembre el Congreso de Coahuila aprobó la Ley de Ingresos 2022, ahí se dio paso al incremento de varios conceptos para obtener recursos públicos y, entre otros, específicamente el que atañe al caso, la adquisición de laminados nuevos y el refrendo por control vehicular.

En el caso de las placas, los 933 pesos sólo corresponderán al pago que harán los coahuilenses que tengan vehículo nacional por las láminas nuevas o la dotación de placas metálicas con número identificatorio para los vehículos, monto al que habrá que sumarle otros conceptos como, por ejemplo, el pago del refrendo vehicular que será de 1 mil 946 pesos.

De acuerdo con este planteamiento el Artículo 96 de la referida Ley es el que se refiere a lo concerniente al control vehicular en cuanto a los refrendos y laminados nuevos, el cual quedó como sigue: ARTÍCULO 96, Inciso 1. Refrendo para automóviles, camiones y camionetas, 1 mil 946.00, mil novecientos cuarenta y seis pesos.

Y el Inciso VI. Dotación de placas metálicas con número identificatorio y con vigencia de tres años para los vehículos siguientes: 1. Automóviles, camiones y camionetas 933 pesos, novecientos treinta y tres pesos.

DECRETO

Por su parte el decreto, que entró en vigor a partir del 19 de enero, significa el inicio de la regularización de los automóviles “chocolate” en el país.

En 2021 se dio a conocer que el Ejecutivo federal, Andrés Manuel López Obrador, estableciera la opción para una regularización de automóviles en 2022 para siete estados fronterizos, entre ellos Coahuila y otros tres más, por fin apareció publicado dicho decreto en el Diario Oficial de la Federación.

Entre otros aspectos, como el de que no se han publicado las reglas de operación para tal fin, el Gobierno de la 4T en el “Decreto por el que se fomenta la regularización de vehículos usados de procedencia extranjera” justifica que se deba a que considera conveniente implementar estrategias que permitan mejorar el bienestar de la población, dar certeza jurídica y la protección del patrimonio familiar, además de garantizar la seguridad pública: “por lo que se emprende la regularización de los vehículos usados de procedencia extranjera que no hayan tramitado su importación definitiva”.

Derivado de ello, tanto las secretarías de Hacienda, como de Economía y de Seguridad y Protección Ciudadana federales elaborarán el programa en siete entidades fronterizas con los Estados Unidos: Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Sonora y Tamaulipas con el fin de regularizar los vehículos automotores extranjeros que ya estén en México.

No obstante, el mismo decreto más adelante establece que el “programa de regularización comprenderá también a Durango, Michoacán y Nayarit” en aras de la seguridad y por tener estas entidades alto número de unidades motoras irregulares, por ello pretende otorgar un estímulo fiscal y facilidades administrativas que permitan a los propietarios de los vehículos lograr la legal estancia de sus carros en México pagando 2 mil 500 pesos por dicho trámite de regularización.

Hasta aquí todo bien para los propietarios de este tipo de carros a los que también se les llamó a partir del 2015 aproximadamente “chocolates”; que es un denominativo que se asignó coloquialmente a los autos de procedencia extranjera, armados en otros países, principalmente en Estados Unidos y que son introducidos ilegalmente a México y están en circulación, muchos de ellos con documentos falsos y considerados por muchos como chatarras.

La bolsa obtenida, continúa el decreto, será distribuida en acciones de pavimentación en los municipios de la entidad federativa participante “conforme a una distribución porcentual basada en el número de vehículos regularizados”.

Compuesto por 9 artículos y un transitorio, el Decreto Presidencial incluso brinda la oportunidad para importar un vehículo siempre y cuando el propietario radique en las entidades federativas señaladas, que el automóvil no tenga una antigüedad mayor a los 8 años con respecto al año de importación y otras restricciones que tienen que ver con la seguridad pública y el tipo o uso del vehículo.

Mientras que el artículo transitorio habla de la vigencia del Decreto, la cual será “hasta el 20 de julio de 2022”.

No obstante, todo ello específicamente que el costo de 2 mil 500 pesos por la regularización del auto signifique una erogación “económica” faltarían otros conceptos por sumarle a ese desembolso.

Por lo pronto las entidades federativas como Coahuila siguen a la espera de las reglas de operación del programa de regularización en dos sentidos: las láminas o placas deberán emitirlas cada estado por lo que desconocen lo que pasará con el ingreso obtenido por esta vía y el porcentaje que la Federación destinará a cada estado después del pago por la regularización y el refrendo por control vehicular.

Aunque existe el rumor que, de darse esta regularización, en la región Sureste el sitio para llevarla a cabo en una actividad conjunta Estado-Federación serían las oficinas de Gobierno ubicadas en Arteaga, sobre el Libramiento Óscar Flores Tapia, al oriente de Saltillo, por ser el espacio más accesible y extenso.

SIN REGLAS

Las últimas dos semanas el administrador General del Estado ha estado abordando el tema en diversos foros mediáticos.

Entrevistado cuando se supo del decreto, Javier Díaz González declaró que no hay reglas de operación al respecto ni se sabe quién va a cobrar, cómo se va a cobrar por la regularización ni dónde se va a realizar el cobro: “ni cómo va a ser el método de regresar hacia la entidad ese recurso”.

Aunque también habrá que conciliar cuántos autos se regularizarán en Coahuila expresó: “porque luego te dicen ‘oye, se regularizaron nadamas 100’ y a lo mejor se regularizaron mil y te van a dar recursos sobre 100, entonces también tener todo ese tema de la información sobre este decreto”.

Entonces insistió con que hay que esperar las reglas de operación de dicha regularización, debido a que después de ese proceso esos autos tienen que tener control vehicular estatal y placa estatal.

De ser así, entonces sí entraría el Estado directamente al programa, pero aumentaría el costo por regularización, es decir, aparte de pagar esos 2 mil 500 pesos por concepto de la regularización, “tendrían que pagar como cualquier coahuilense: el control vehicular y su laminado”, resaltó el funcionario.

De esta manera y haciendo la ecuación, solamente por estos dos conceptos, el federal que suman los 2 mil 500 pesos, y adicionarle los conceptos de control vehicular estatales que son laminado y refrendo 2022, otros 2 mil 879 pesos, entonces el costo de la regularización y placas generaría una erogación de 5 mil 379 pesos para el contribuyente.

OPINIONES

Por lo que respecta a las diversas posturas u opiniones, a favor o en contra, vienen al caso sobre todo de quienes están en contra de dicha regularización por considerar que afecta a la economía de la región coahuilense por ser una entidad dedicada al clúster automotriz y armado de vehículos, camiones y camionetas nacionales.

No obstante que algunos opinan a favor porque sí se va a favorecer la economía de quienes menos tienen, muchos están en contra y cuestionan este proceso a la Federación aduciendo que solo busca hacerse de recursos con la justificación de que apoya a la baja economía de muchas familias, pero incide afectando a las empresas armadoras y sus plantillas laborales.

“La regularización de carros americanos sería un alto impacto, principalmente en la región Sureste sí podría afectar al sector automotriz, pudiera afectarnos en esto, pero tenemos una postura por parte de COPARMEX nacional para que esto no suceda”, recalca el presidente de la Confederación Patronal Mexicana Coahuila, Roberto Cabello Elizondo.

A su vez Claudio Bres Garza, secretario de Economía estatal, destaca que el Gobierno de Coahuila es respetuosa de la decisión federal sobre esta regularización.

“La postura del Gobernador siempre fue la misma, somos respetuosos de la decisión del Gobierno de la República y estamos para atender, las aduanas tanto de Acuña como de Piedras Negras queremos que sean las que atiendan esta situación”, señala.

Por lo que explica que, no sólo el Sureste de la entidad ni el estado, sino todo el país: “indudablemente que quienes tienen un automóvil con estas características tendrán que viajar a la frontera para poder legalizarlo según marca el decreto que expidió el Gobierno de México”.

“Entonces estamos atentos para esa situación, pero nos sentimos muy confiados de que la industria automotriz en Coahuila, en México y Estados Unidos está creciendo, hay una demanda por sobremedida, afortunadamente vamos abatiendo el problema de los chips o semiconductores y, debido a esa demanda, te puedo asegurar que el crecimiento de esta rama industrial en Coahuila se va a seguir dando”, enfatiza.

La diputada Lizbeth Ogazón Nava, cuya cabecera distrital local tiene su sede en Ramos Arizpe, ciudad destacada en el país por su vocación industrial automotriz, resalta la importancia de la regularización.

“Es un tema de seguridad pública y va a ayudar mucho a dar certeza a las familias en cuanto a los vehículos, se tiene el conocimiento de que a nivel nacional el 80 por ciento de los vehículos que circulan sin matrícula son utilizados para cometer actos delictivos”, comentó.

“Por ejemplo, en Chihuahua el 80 por ciento de las unidades automotrices que no tienen matrícula son utilizadas para la comisión de delitos como homicidios calificados, en Baja California es el 78 por ciento y a nivel nacional la media es del 80 por ciento en cuanto a estas unidades en las que se cometen actos delictivos”, agrega la legisladora por MORENA.

“Por ello afirmo que es un tema de seguridad porque al momento en que se regularice la unidad, pues los delincuentes van a buscar alguna otra alternativa, no creo en otro orden de ideas que le pegue a la industria automotriz nacional, porque el 80 por ciento de las personas que utilizan este tipo de vehículos, sin matrícula particularmente, son personas que los usan para actos delictivos”, agrega.

Y lanza el exhorto: “Lejos de estar en contra las entidades federativas, pedirles que se unan para concretar esta regularización y aparte incentivar a las empresas como es el caso de Coahuila y particularmente de Ramos Arizpe para que los ciudadanos puedan adquirir unidades nuevas a un costo muy accesible”.

CARO REGULARIZAR

“A muchos se les borró la sonrisa al enterarse de lo cansado de los trámites, de que no sólo serán los 2 mil 500 pesos por regularizar el carro, sino que la cuenta podría subir hasta más de los 10 mil pesos”, expresa María de Jesús Aguilar Alfaro.

La coordinadora estatal de la Unión Campesina Democrática (UCD) llama, al mismo tiempo: “más que todo a no dejarse engañar ni pagarles a los coyotes que ofrecen hacer el trámite y a contar con su pedimento y título de propiedad y otros documentos originales, o sea, que no sean clonados ni falsificados”.

Porque, continúa, de ser cierta la estimación que tienen las áreas fiscalizadoras de Coahuila para la regularización de vehículos con este decreto nacional, en el sentido de que una persona que desee legalizar su vehículo extranjero en el país tendrá que pagar 10 mil pesos en promedio, muchísima gente se va a quedar fuera de este proyecto de la 4T.

Inclusive asegura que la UCD es la única institucional y expresa que la regularización es vista con buenos ojos para la gente que menos tiene: “sí se emocionaron porque pensaron que sólo pagarían los 2 mil 500 pesos, pero todavía falta lo que cobre el Estado, lo que cobre el agente aduanal y otros trámites”.

En el aspecto de los agentes aduanales no andan tan bien que digamos, advirtió: “porque ha habido mucha clonación de pedimentos aduanales, pues cuando usted llega a placas y se checa el registro no aparece su vehículo con ese número de pedimento, hay casos en los que corresponde a tres diferentes tipos de camioneta la misma numeración de pedimento”.

Por ello la coordinadora de esta organización recomienda hacer el trámite ante una agencia aduanal seria “que sí hay muchas en Piedras Negras y Acuña, Coahuila”.

Dada la emoción entre los propietarios para legalizar sus autos a través de esta regularización, Aguilar Alfaro sostiene que de ser necesario el acompañamiento o alguna asesoría o hasta realizar el trámite en grupo, la UCD brindará su apoyo.

“Será mediante acompañamiento a los propietarios para regularizar sus vehículos de procedencia extranjera en el estado, sin costo alguno y todos en grupo para evitar sorpresas, así como intervenir en cuanto a los servicios de una agencia aduanal reconocida”, agrega.

La UCD cuenta con un registro aproximado a los 2 mil vehículos en la entidad, de los cuales muchos ya son chatarra o salieron del estado y no todos se podrán legalizar, advierte en seguida María de Jesús Aguilar Alfaro.

“Aunque ya hay quienes desean regularizarlos para andar circulando legalmente, pero se trata de carros de lujo o deportivos”, comentó.

Aparte de que la UCD no ha registrado un incremento de personas que busquen afiliarse a sus filas para que los asesoren en este proyecto de regularización, la coordinadora recomienda a los propietarios lo siguiente: “a los propietarios no soltar su título de propiedad original ni documentos originales ni dinero, porque no habrá regularización para los autos que no cuenten con papelería original”.

Y acota que: “los carros deportivos y de lujo no van a pasar ni vehículos cuyo número de serie empieza con letra como los de las marcas KIA, NISSAN o ZUZUKI que son ensamblados en Europa y que no se sabe si entren en la regularización, pues no está en las reglas de operación del decreto”.

Aunque advierte que no todos los loteros o vendedores de autos irregulares o americanos son fraudulentos, pues los hay que son muy legales, Aguilar Alfaro revela inclusive que en lo local la UCD ha registrado casos de personas que han sido estafadas por quienes ilegalmente les hacen el trámite: “y hasta les entregan sus placas nuevas del 2022 expedidas por Control Vehicular”.

TIANGUIS

Consultados algunos precios de autos extranjeros en el país en las redes sociales, hay una gran variedad para el comprador y que tome su decisión.

Sin embargo, el problema estriba en el tipo de decisión que tome y su conocimiento sobre los documentos que debe exigir al adquirir el vehículo y las posibilidades que tiene para regularizarlo o legalizarlo, ello con el fin de no ser engañado.

En un ejercicio indagatorio rápido a través de las redes sociales se consultó en el lugar denominado Autotianguis y se localizaron por lo menos 11 sitios de Internet que ofrecen compra venta de carros, tanto nacionales como extranjeros en Saltillo, Torreón, Monclova, Fresnillo, Aguascalientes y Monterrey.

Los modelos van desde los más comerciales como Chevrolet, GMC, Ford, Dodge, Nissan, Izuzu, Zuzuki y Honda entre otros, tanto modelos nuevos como usados.

Los lugares proporcionan un teléfono celular de contacto, la posibilidad de unirte al grupo si buscas carro o deseas vender el tuyo, los precios varían de acuerdo con la marca y modelo.

Los ejemplos saltan de inmediato a la vista: una camioneta de pasajeros en buenas condiciones se afirma, sólo piden llevar a un mecánico para verificar las condiciones; un Malibú de la GM año 2013 en 192 mil pesos, un Chevy marca Chevrolet en 16 mil pesos modelo 1999, un sedán Dodge Ram Charger modelo 2008, de cuatro cilindros, negociable el precio base son 95 mil pesos.

Dos ejemplos más son una Dodge Journey color blanco modelo 2012, costo 155 mil pesos precio negociable, factura original, electrónica, impecable dice el anunciante; o una camioneta Ford F-150, cabina y media, color verde automática modelo 2002 en 90 mil pesos.

Un ejemplo más es en Fresnillo, donde ofrecen un Aveo de la GM modelo 2002 en 20 mil 900 pesos, una Honda CVR americana que no tiene el precio, pero se consultó por aparte y llega a los 65 mil pesos por ser un modelo aproximado al 2015; y finalmente una Ford Ranger, conocidas como mini por lo pequeño, de 6 cilindros modelo 2001 con 90 mil kilómetros y estándar en 33 mil pesos, precio negociable y americana.

Entre los requisitos o papelería, que es lo que debe interesar al comprador y sin la duda de que se trate de personas o establecimientos que estén obrando de buena fe, ofrecen la factura original, la carta compromiso de venta o adquisición y, sobre todo, el dinero “en la mano”, aunque algunos se van por el ofrecimiento de un plazo de crédito que va de los 3 a 6 meses pero sin entregar el auto; además que para la consulta sobre los detalles y contacto con la persona vendedora debes unirte al grupo.

LOTERO

En lo local y de acuerdo con lo declarado por un vendedor de autos de procedencia americana, al tiempo que pide el anonimato “ni fotos ni grabación para no comprometerme”, dice que la regularización de un vehículo chocolate ya internado en México costará unos 8 mil pesos en promedio, ello entre el trámite para regularizarlo, al que se suman los pagos por refrendo y plaqueo en la entidad donde se haga y sin contar el precio del auto.

“Eso además de la papelería que tenga que conseguir para demostrar la legítima propiedad del vehículo, más el pago que el comprador tendrá que hacer con la agencia aduanal en caso de que desee traer el vehículo él mismo.

Pues, dependiendo del modelo del auto o camioneta y que se estima sería aproximadamente un 25 por ciento de su valor lo que el aduanal te cobraría por el trámite de internamiento, por ejemplo, si el carro te costó 2 mil dólares pues el agente aduanal te va a cobrar alrededor de 500 dólares por el servicio”, explicó.

Aunque, mencionado por un agente aduanal del centro de la entidad, se estaría cobrando alrededor de 7 mil 500 pesos por todo el trámite, claro que habrá que acudir hasta donde esté ubicada la agencia aduanal.

En el caso de Coahuila a los 2 mil 500 pesos para la federación habría que sumarle el refrendo que anda aproximadamente en mil 500 pesos, más 900 de las placas, continúa el vendedor de autos extranjeros, “ya se acumularon 4 mil 900 pesos”.

Sostiene que, entre las copias de papelería como domicilio, IFE, comprobantes diversos: “si necesitas certificaciones notariadas que valen por lo menos 500 pesos, la gasolina que gastes y otros conceptos que haya que pagar ante el Registro Nacional de Vehículos, cartas de no robo o no infracciones y el supuesto comprobante de que el vehículo no haya sido usado para actividades delictivas, como quien dice un certificado de no antecedentes penales, ya sumamos alrededor de 3 mil pesos”.

“Por lo que la cuenta se te va a ir hasta los 7 mil 900 u 8 mil pesos en promedio”, afirma.

Y respecto de los requisitos para legalizarlo, sostiene que están en el decreto: “comprobar que vives en Coahuila, comprobar que el carro se ensambló o fabricó en Estados Unidos, México o Canadá, comprobante de que no cuenta con el documento que acredite su legal estancia en el país, permiso de importación de la Secretaría de Economía, acreditar que el vehículo se encuentra físicamente en cualquiera de los 10 estados que estarán en el programa, más el manifiesto de que el carro no es robado, es ilegal y pertenece a quien lo va a regularizar, se puede regularizar un vehículo por propietario, así como demostrar que no es robado ni se encuentra en uso o comisión de un delito en alguna carpeta de investigación o proceso penal, entre otros”.

Otro lotero que también opina, pero a condición el anonimato, dice que la cantidad para que tengas tu auto regularizado: “podría subir a más de 10 mil pesos, incluso llegar a los 15 mil pesos dependiendo del modelo y si es carro o camioneta de pasajeros o si ya está en el país o hay que buscarla en Estados Unidos y traerla mediante un aduanal”.

COMPRADOR

De acuerdo con la percepción de algunos que buscan hacerse de un vehículo, en conclusión, depende de la persona y su economía contar con un vehículo chueco o nacional usado, “pues si con el enganche del nuevo te compras uno americano y ya nadamas te afilias a los colectivos como ONAPPAFA o UCD pues tú decides o prefieres endrogarte por los siguientes dos años para tener tu carro del año”, declara otra persona.

Por su parte un posible comprador de un auto chueco destaca que: “hay que ver la ganancia que obtendrá el lotero, por ejemplo, yo investigué el año pasado y un Beetle de la Volkswagen 2016 americano me costaba en un lote 40 mil pesos, ya con la entrada en vigor del decreto para regularizarlo el lotero me pide 55 mil por el mismo carro”.

No obstante, piensa que la opción sigue siendo accesible en cierto sentido: “pues un auto de ese año ya nacional anda en alrededor de 130 mil pesos y si quieres uno nuevo de 4 cilindros tienes que entregar un enganche de 30 mil pesos en promedio, además de todos los requisitos que te pide la agencia para demostrar que podrás pagar el carro durante 2 años que dura el crédito”.

Esta enorme variación entre el costo de adquisición de un carro irregular y uno nacional, sumada a la regularización y derechos de control vehicular, que también varían de estado en estado, una persona deberá valorar las ventajas y desventajas que ofrece la disyuntiva de contar con automóvil nuevo o usado propio de cara a la vigencia del decreto para regularizar los autos “chuecos”.

Derivado de este dictamen federal por el que se dará paso a la regularización de automóviles de procedencia extranjera en el país, en el que en Coahuila y 9 entidades federativas se llevará a cabo conjuntamente por las secretarías federales de Hacienda, Economía y Seguridad Pública, así como las áreas de administración fiscal de los estados a partir del 19 de enero y hasta el 20 de julio de este año.

Por lo que respecta a Coahuila, el Estado pide que dicho proceso sea en las aduanas ubicadas en Piedras Negras, Acuña y posiblemente la unidad federal del SAT en Torreón; mientras que las organizaciones de defensa de los propietarios de vehículos de procedencia extranjera buscan que sea en las administraciones fiscales estatales, una de ellas en las oficinas de Gobierno ubicadas en Arteaga, sobre el Libramiento Óscar Flores Tapia, al oriente de Saltillo para toda la región Sureste del estado.

La decisión para hacerse de un auto familiar está en manos, más bien en el bolsillo, del posible adquiriente que deberá tomar en cuenta sus opciones económicas y la documentación original del vehículo.

Para ello debe considerar los documentos, efectivo, copias y disyuntiva: 12 mil 879 pesos para la regularización y control vehicular, el costo del automóvil, de las copias, de certificaciones de documentos ante notario, considerar opciones como hacerse de un carro nacional, uno americano para regularizarlo, comprarlo a un particular aquí en el estado, adquirirlo en un lote de autos local o ir hasta Piedras Negras o Acuña a buscar uno en algún lote o con un agente aduanal.

Pero si ya tiene el auto chueco debe decidir si permanece así con placas de alguna organización como ONAPPAFA o la UCD o desbalancearse en su economía familiar para reunir los casi 13 mil pesos para que su auto se convierta en legal.

Para todo eso el interesado tiene a partir de hoy y hasta principios de julio y decidir.