MUY PARECIDA A LA REALIDAD

 Por Juan Pablo Valdez

Tuve la oportunidad de ver en estos días con mis hijas la película de Disney “Zootopia” y no pude dejar de pensar en todas las similitudes que tiene esta historia de superación personal para niños con la política mexicana. Por eso decidí escribir la columna de hoy acerca de esta película infantil.

El filme fue estrenado en el 2016 y basada en la vida humana a través de los animales representados en los depredadores que evolucionaron en el tiempo para poder convivir en armonía y sociedad con los no depredadores. La protagonista una coneja que vive en un pueblo alejado de la ciudad con su familia dedicada a la agricultura, con una menta diferente y en busca de cambiar su destino, lucha por su sueño de convertirse en el primer conejo policía en la ciudad de Zootopia, no solo por ser mujer sino de su raza.  

Al llegar a la ciudad para estudiar en la academia todos los aspirantes son animales de gran tamaño como osos polares, lobos, elefantes, rinocerontes e hipopótamos entre otros. La perseverancia y disciplina la llevan a lograr el anhelado sueño; graduarse como la mejor de su generación y así cumplir romper los estereotipos por su pequeño tamaño. Su graduación es presidida por el alcalde de la ciudad un león que en su discurso promueve la inclusión como uno de los principales ejes de su trabajo con granes resultados. Pero al llegar a su primer día de trabajo se topa con la triste realidad, su jefe un búfalo africano la manda de oficial de tránsito al área de parquímetros. Ese mismo día conoce a un zorro astuto que le enseña a vivir de la ilegalidad, pero dentro de la ley. 

El problema principal de la película reside en la desaparición de algunos animales que tienen en común todos ser de la raza depredadora. Gracias a la perseverancia de la conejita y apoyada por la vicealcaldesa una pequeña ovejita, la agente se mete en un gran problema al tomar la responsabilidad de encontrar a esos animales. Todo esto sumado a la poca paciencia del jefe policial quien le da 48 horas para encontrar a los animales sin ningún apoyo de la corporación. La joven policía entonces recurre en apoyo al zorro quien no tiene de otra más que ayudar a la conejita.

La investigación comienza por un número de placas vehiculares, para conocer los datos de ésta deben recurrir a la oficina de movilidad donde todos los burócratas de la dependencia son unos perezosos. Después de conseguir la información descubren que es de un gran mafioso quien es caracterizado por un diminuto ratón, quien les ayuda a avanzar en la investigación.

Después descubren el lugar donde tienen a los animales desparecidos gracias a las cámaras de video vigilancia instaladas en toda la ciudad. Al llegar al lugar se dan cuenta que todos los que estaban desaparecidos están encerrados en jaulas separadas y que todos se han vuelto salvajes. La coneja y el zorro dan aviso al jefe de la policía para lograr la detención del alcalde y sus cómplices.

La conejita entonces se convierte en la heroína de toda Zootopia, pero para su poca fortuna en la rueda de prensa comete un error de comunicación, que es mal interpretado y manejado al antojo de los medios. La ovejita exvicealcaldesa asume como titular de la alcaldía y gobierna de forma diferente al imponer una división en la ciudad pues crea el bando bueno y el malo, depredadores contra no depredadores creando un enorme caos.  La conejita termina renunciando y con el paso del tiempo descubre el por qué los animales tenían este comportamiento salvaje, por lo que regresa y da solución con la ayuda de su amigo el zorro convirtiéndose así de nueva cuenta en la heroína.

La similitud que tiene esta película con la vida real va de inicio a fin, por un lado y como lo viene haciendo Disney ya desde hace un buen rato, fomentar un buen feminismo en donde la mujer logra con base en su trabajo, perseverancia y capacidad darse el lugar que se le ha negado en la historia, en el papel de la conejita.  Y no solo eso pues la película abre la puerta para la interpretación que uno guste darle a la lucha de conejita, no solo del feminista, pues puede representar la raza, el género, origen, etc.

El zorro astuto representa a las personas que no logran tener una preparación educativa en su vida, sin embargo, la vida misma les ha enseñado el camino y han sabido aprovechar las circunstancias que se le presentan, logrando desenvolverse en la sociedad, pero no siendo parte de ella.

El león, la ovejita, el toro africano, los policías y los perezosos representan de una forma muy peculiar al aparato burocrático de todos los niveles de gobierno. El león representando a los políticos que se sienten todo poderosos y que saben hacer uso efectivo de la comunicación política. Que su agenda de trabajo radica en la generación de popularidad y en la aspiración de una reelección o en un mejor puesto de elección popular.

La ovejita representa a los partidos morralla y minorías que buscan de alguna manera llegar al poder, que siempre criticaron al gobierno en turno y una vez que llegan a él hacen todo mal. Algo parecido a AMLO o Donald Trump, buscan la división, quieren ser el centro de atención y son un peligro gobernando. 

El jefe de la policía el toro africano, representa la ineficacia de los cuerpos policiacos, fiscalías o procuradurías, pues reflejan la mala investigación, una pésima atención ciudadana, hacen como que trabajan, pero eso sí, se visten para parecer y cuando se resuelve algo parece que no los mereciéramos.

Por último y lo más divertido de todo son los perezosos que representan a ese gran elefante grande, lento y torpe que es la burocracia en la vida real. Así de sencillo, sin más que agregarle. Es por eso que le invito a que vea la película para que desmenuce esa gran producción que logra una gran representación de lo antes mencionado.