Cerro del Pueblo 19-05-21

Montoneras

Inicia esta columna al ritmo de los hermanos Barrón, si, el conjunto sabor, cuyos integrantes en sus ratos libres se rolaban la alcaldía de Allende, Coahuila; pero entrando en materia, con el pleito que se cargan estos días los funcionarios federales y municipales no le piden nada a  Cuca la loca, Juana la Cubana, Chiquilla Cariñosa, la Coloreteada y todas la demás, personajes protagónicos de la ya clásica cumbia de los hermanos Barrón, “Montoneras”, casi como enfrentamiento de barrio, así los políticos locales enseñaron el cobre al iniciar la vacunación de las personas de 50 a 59 años de edad y así como entre broma y broma la verdad se asoma, algo tienen de verdad los ataques que se lanzaron Manolo Jiménez Salinas, Alcalde de Saltillo y Luis Zavala, responsable de los operativos de vacunación del Gobierno Federal,  bueno, pues los rijosos políticos locales no le piden nada a “Cuca la Loca, Juana la Cubana, Chiquilla Cariñosa, La Coloreteada y todas las demás”  Jiménez Salinas remarcó la desorganización y la ineptitud de los funcionarios del Gobierno Federal y demandó la renuncia de Reyes Flores, delegado federal y su equipo;  Zavala le reviró asegurando, en su cuenta de Facebook, que el edil saltillense es el único en todo el país que pretende apoderarse del programa de vacunación y lo calificó como vergüenza nacional, pidió además que alguien le explicara sus competencias como Presidente Municipal. Vamos por partes como decía Jack “El Destripador”, (frase vilmente plagiada a la extinta columna Plaza de Armas, del también desparecido, periódico Palabra) Primero, es un hecho que ambos bandos se disputan la aplicación de la vacuna como un trofeo electoral, los primero en atacar fueron los de la Teatro T pues iniciaron la vacunación en Saltillo justo cuando iniciaban las campañas electorales, ¡qué casualidad! Le picaron la cresta al gallo y las autoridades priístas respondieron a su estilo, en ninguno de los dos bandos hay precisamente santos, ahora, en esta nuevo escarceo los del Gobierno Federal se tardaron en anunciar y es cierto cien por ciento que se traen una desorden en la aplicación de las vacunas, cualquier intento por desmentir la frase que acabo de escribir se topará con las demoledoras fotos de las filas de vehículos que van desde la Ciudad Universitaria de Arteaga, hasta más allá del distribuidor vial El Sarape. También es cierto que el Gobierno Municipal les anda haciendo la vida de cuadritos a los morenos, como decía mi abuelita: “el que no quiera calorcito que no se acerque a la lumbre” y esta frase viene al caso por el particular estilo de prepotencia con el que Zavala atendió a los medios ayer considerando las preguntas de los reporteros como necedades, vaya, si no quieres que te entrevisten salte de la política, así de simple y así de sencillo, quieres tu sueldo cada quincena, quieres que se sepa tu cargo, quieres salir en el periódico, quieres ser protagonista, pero no quieres responder las preguntas de los reporteros, mejor rúmbale.

El día, tan movidito, concluyó con el acuerdo del Comité Estatal Anticovid, en el sentido de solicitar de manera respetuosa al Gobierno Federal que asigne al Ejército la responsabilidad de principio a fin de aplicar la vacuna, esto, ante la evidente desorganización que priva en los centros de aplicación.

Como lo comentamos ayer, a los ciudadanos les importa poco quien les aplica la vacuna, lo que quieren es recibir la dosis, por eso resultan lamentables y estériles estos pleitos y enfrentamientos, viendo la situación actual, efectivamente, lo mejor sería que entre el Ejército a aplicar la vacuna.