Obligados a racionar el consumo de gasolina

Por Miguel Villarello

Debido al constante aumento de los precios en los combustibles, tanto la magna o verde como la premium o roja, los propietarios de vehículos se verán obligados a tomar medidas de ahorro y consumo inteligente como la planeación de sus viajes y recorridos por la ciudad.

Con ello, se obtendría un ahorro no tan considerable, pero al menos ahorro para que no se resienta tanto ese constante incremento que ni el Gobierno Federal ni la PROFECO ni los consumidores han podido frenar, consideraron algunos usuarios.

Lo anterior quedó de manifiesto en un pequeño recorrido por diversas gasolineras de la ciudad en las que el lunes el precio de la gasolina Premium osciló de los 21.83 a 22.49 pesos por litro, mientras que el combustible tipo Magna amaneció entre los 19.79 y los 20.75 pesos por litro.

A decir de algunos despachadores, el del lunes, ha sido el precio más alto que han registrado los combustibles en la región Sureste de la entidad en los últimos meses, pero coinciden en que es necesario “echar gasolina para poder moverse”; de ahí el esfuerzo de los consumidores o propietarios de vehículos, que se ven en la necesidad de sacrificar algunos otros gastos para completar la gasolina de sus carros.

AHORRO Y RECORRIDOS

Entrevistada al respecto, Mónica, una mujer trabajadora que diario tiene recorridos de su casa a su fuente de empleo en automóvil, sostiene que aunque no se llenaba el tanque del automóvil anteriormente le alcanzaba con 400 pesos por semana, “pero últimamente le he tenido que echar 550 pesos por semana para hacer mis recorridos habituales, de la casa al trabajo, para ir de compras por despensa un día a la semana y algún otro mandado”.

Ante ello, piensa que deberá planear sus recorridos para ver si al menos ahorra en el combustible.

Al igual un taxista, César en los alrededores de una cadena comercial que espera ser requeridos sus servicios, que dice que van a lo seguro y el consumo planeado y la manera de conseguirlo es que “los ruleteros hemos optado por dejar el taxi estacionado hasta que llegue un cliente y nos pida la carrera, así ahorras, aunque sea un poco en lugar de andar circulando y gastando gasolina».

Con todo ello, la variedad de precios de un mismo combustible, la gasolina verde, por ejemplo, hasta de casi 2 pesos entre una estación de servicio y otra de la competencia, la percepción de los consumidores es que los precios seguirán incrementándose y acarrearán una escalada de precios de otros productos “porque todo mundo o cualquier negocio necesita de un carro para moverse”.

Por su parte los gerentes de diversas estaciones de servicio visitadas para requerir su punto de vista sobre esta situación, prefirieron no hablar del tema excusándose en que la venta está normal y no se ha reducido; por el contrario sus despachadores, que son los que directamente viven la situación con los clientes, afirmaron que sí ha bajado la venta o consumo, la calculan entre un 5 y 10 por ciento aproximadamente, a causa de las variaciones en los precios siempre a la alza.

Pero que no es tan visible, ya que los automovilistas tienen sus horas pico para abastecerse de combustible, siempre temprano por las mañanas o las noches, el resto del día las gasolineras permanecen semivacías; es decir, entre semana se mueve normal y en horas pico que es cuando se llenan las gasolineras, que la baja de clientes es mínima, a diferencia de los fines de semana que es cuando todo mundo sale de sus casas a pasear o alguna festejo en carro.